EL CAMBIO DE PIEL DE OTTO GUEVARA


En 1998, como una escisión del Partido Unidad Social Cristiana, nació el Movimiento Libertario. Don Otto Guevara y otros se fueron de dicho partido porque no consideraban que era suficientemente neo liberal. Junto a ellos estaba el ideólogo del nuevo partido don Raúl Costales.
En esa ocasión el naciente movimiento obtuvo un solo diputado por San José, perdiendo el segundo por poquísimos votos. Don Otto Guevara, el diputado electo, se distinguió pronto por sus dotes de buen orador y fue catalogado por los periodistas como el mejor diputado del año durante los cuatro períodos en que se mantuvo en la Asamblea.
Para las elecciones del 2002, los libertarios obtuvieron seis diputados, que luego se convirtieron en cinco, porque uno de ellos se apartó de su redil, considerando que en el partido había una dictadura ideológica. Con respecto a la ideología en ese momento se le podía clasificar dentro del anarco capitalismo.
También era un partido aparentemente muy familiar. A don Otto lo sustituyó en la Asamblea Legislativa su hermano Peter, quien solo ha demostrado que Dios distribuyó en forma muy poco equitativa la oratoria y la inteligencia dentro de los hermanos Guevara. También fue electo el papá de ambos diputados como regidor por Puntarenas.
A pesar de que no comulgamos mucho con la ideología de don Otto si hubo un aspecto de la misma que siempre nos agradó. El no aceptar la deuda política. Es más, en la página web Actualidad Legislativa del 16 de julio de 2000, la calificó como inmoral y consideró que debía ser rebajada. En esa ocasión Guevara dijo:
Guevara se manifestó así en torno de la moción aprobada en la Comisión de Reformas Electorales, que permitirá la reducción de la deuda política de un 0.19 % a un 0.11 % para la próxima campaña política “lo que va en la dirección correcta pero que se queda corto, pues ni siquiera es el 50 por ciento como se ha hecho creer”.
Para el legislador, el monto debería reducirse a sólo un 25% de la cifra establecida en la Constitución Política, que es de un 0.19 %, del que además deberían salir los recursos que requerirá el Tribunal Supremo de Elecciones, TSE, para el pago del transporte el primer domingo de febrero, y de los fiscales que es necesario nombrar para fiscalizar cada una de las mesas de votación. “Estos dos gastos son de beneficio para todos los partidos y deberían por lo tanto pagarse con los recursos que da el Estado a los partidos políticos.
Otro aspecto al que hizo mención Guevara en cuanto a la deuda política, es a los pocos controles que sobre esos recursos se tiene, los cuales son meramente formales y no se sabe si estos gastos realmente se hicieron, si el monto que se pagó era el precio del mercado, si el gasto se justifica etc., “en fin, que son una arca abierta, y como sabemos, en esas condiciones hasta el justo peca
Sin embargo, aparentemente los tiempos cambian y las oportunidades también. Para las elecciones del 2006, se suponía que don Otto Guevara iba a ser candidato a Presidente y a Diputado y que también renunciaría a la deuda política.
Pero, ante el descalabro sufrido por el pobre político cocinero, hoy candidato a la Presidencia del Partido Unidad Social Cristiana, don Ricardo Toledo, al cual las encuestas sitúan del cuarto lugar para abajo, gracias al pésimo gobierno de Abel Pacheco y a los cuestionamientos hechos a dos de los ex presidentes del PUSC, don Otto consideró que su partido estaba llamado a ser el sucesor del moribundo PUSC.
Esto se reafirmó con el hecho de que haciendo honor al refrán de que “cuando el barco se hunde, las ratas huyen”, muchos de los neoliberales que quitaron al PUSC lo de social y lo de cristiano le dieron su adhesión. Incluso don Rogelio Pardo, con sus posaderas adoloridas por la patada que le dio don Abel, aceptó ser candidato a vicepresidente del Movimiento Libertario.
Entonces don Otto Guevara tuvo un cambio súbito. Cambió de piel como las serpientes. Echó a puntapiés a don Raúl Costales, el ideólogo del partido y ya sin costales que cargar, se convirtió en el Nuevo Movimiento Libertario. Lo más asqueroso fue que la deuda política dejó de ser inmoral y ahora ya es partidario no sólo de que su partido la cobre, sino de que se mantenga en el monto que actualmente tiene.
¿Como la deuda política se financia con impuestos, nos preguntamos. La actitud de los diputados libertarios contra los impuestos será franca o será sólo una farsa para ganar unos cuántos votos?
Además. ¿Cuándo dijo la verdad don Otto Guevara. En el año 2000 en que la calificó de inmoral o ahora que sin ningún rubor la cobra?
Ante estas contradicciones de los políticos solo nos queda agregar
El problema no es que nos mientan,
el problema es que les creamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: