COSTA RICA, DONDE LOS EBRIOS TIENEN LICENCIA PARA MATAR

La noche del 12 de octubre de 2005, INGRID MEOÑO de 37 años y PAOLA ARANA LORÍA de 31 viajaban por la Autopista Braulio Carrillo que conduce a la zona atlántica de Costa Rica, cuando se quedaron sin combustible. Debido a que cerca de allí había una gasolinera decidieron bajarse y empujar el vehículo hasta ese sitio.

En ese momento un irresponsable llamado MARCOS PIEDRA, quien aparentemente es un hombre mayor bastante adinerado, embistió por detrás el vehículo que empujaban ARANA y LORIA, prensándolas entre los dos automotores. Esto produjo la muerte inmediata de MEOÑO y mutilaciones gravísimas a ARANA. Cuando PIEDRA bajó del vehículo que conducía estaba en tal estado de ebriedad que se tambaleaba en la vía pública.

Poco tiempo después, y suponemos que luego del pago de una fianza ridícula, un juez costarricense dejó en libertad a MARCOS PIEDRA.

El 2 de abril del 2006,nuevamente MARCOS PIEDRA, conduciendo un lujoso BMW, es detenido nuevamente en aparente estado de ebriedad. Decimos que su estado era aparente porque se negó a hacerse la alcoholemia, amparado a los derechos que le han dado a los conductores irresponsables un grupo de magistrados de la Sala Constitucional. Su único castigo fue que el vehículo quedó detenido y la ridícula multa por conducir sin licencia, ya que la misma le había sido suspendida por el complaciente juez que lo dejó libre.

Estamos de acuerdo en que una persona, en un descuido puede provocar un accidente de tránsito. Pero, quien lo hace bajo los efectos del alcohol, no debe recibir jamás la libertad. Si es un enfermo alcohólico debe de recluírsele en una clínica de desintoxicación, pero jamás se le puede dejar que ande por las calles después de haber terminado con la vida de una joven mujer y con las ilusiones de otra. Además, si alguien sabe que el alcohol le causa problemas, debe de evitarlo, nadie le abre la boca y lo obliga a ingerirlo, por tanto, no tiene perdón de Dios quien hace este acto y mucho menos el régimen de justicia que lo consiente.

El Gobierno costarricense ha demostrado su total incapacidad para combatir el crimen. Por ese motivo muchos comerciantes grandes y pequeños se han armado y hoy simplemente se defienden de las agresiones. Dicen las autoridades costarricenses, muy alegremente, que los robos y hurtos han bajado sustancialmente. Por favor, no sean ingenuos, lo que pasa es que la gran mayoría de la gente que es asaltada, no quiere sumar a la pérdida de bienes materiales, la pérdida de tiempo de interponer una denuncia que no terminará en nada.

Si nosotros fuéramos familiares cercanos de las víctimas del accidente que hemos narrado en este artículo, no dudaríamos en tomar la justicia por nuestra propia mano. No sería un acto de venganza, sino una manera de proteger a ciudadanos inocentes, ya que el Estado, encargado de hacerlo a demostrado una vez más que no sirve para nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: