OSCAR ARIAS, PRESIDENTE INCONSTITUCIONAL DE COSTA RICA


El 31 de marzo de 2006 tuvo lugar el último acto de la Fiesta del Cerdo 2006 en Costa Rica. El Tribunal Supremo de Elecciones declaró presidente constitucional al Dr. Oscar Arias Sánchez. Miente e incumple con sus deberes el Tribunal Supremo de Elecciones al declararlo constitucional, por los motivos que posteriormente se expondrán.

La reforma constitucional de Trejos Fernández:

De acuerdo con la Constitución Política de 1949, después de ocho años un ex presidente de la República podía aspirar de nuevo a la reelección. Este le permitió a José Figueres Ferrer ser reelecto en 1970 y a don Mario Echandi Jiménez ser candidato a la Presidencia en 1970 y 1982, aunque ambos intentos resultaron fallidos.
Fue en 1969, que don José Joaquín Trejos Fernández impulsó la reforma constitucional de la no-reelección la cual fue aprobada por la Asamblea Legislativa con todos los trámites que la misma Constitución exige.
Cuando los dos partidos mayoritarios de ese entonces ( Liberación Nacional y Unidad Social Cristiana), abjuraron de sus doctrinas básicas y formaron un grupo de neoliberales ansiosos de instaurar en Costa Rica el modelo de la teoría del derrame a pesar de que ya ha fracasado en todos los países del mundo, volvieron sus ojos primeramente hacia Miguel Ángel Rodríguez, connotado académico, empresario fracasado y político sin carisma que no pudo llevar a cabo la venta de las telecomunicaciones, a pesar de que ya había sido aprobada en primer debate por amplia mayoría en la Asamblea Legislativa. Entonces volvieron los ojos hacia Oscar Arias Sánchez.

El Intento Legislativo:
De acuerdo con el licenciado Carlos Roberto Loría Quirós primeramente se trató de que la Asamblea Legislativa reformara de nuevo la Constitución Política.
Don Carlos Roberto indica en www.campanada.org
Para las elecciones de 2002 los días del corrupto bipartidismo tradicional costarricense parecían contados. Tomaba fuerza una tercera fuerza con el economista Ottón Solís Fallas al frente. Entonces surgió en los círculos plutocráticos la idea de la reelección de Oscar Arias. Según relata José Miguel Corrales en la citada publicación: “don Rodrigo Arias (hermano de Oscar*) visitó la casa presidencial para pedirle a don Miguel Ángel Rodríguez que el azúcar no figurase en el tratado de libre comercio con Chile. Y, de esta conversación surgió la oportunidad de hacer una exclusiva reunión en la residencia de don Rodolfo Jiménez Borbón, cuyos intereses, también azucareros, se centralizan en Juan Viñas, como es de dominio público. La cita se amplió a Miguel Ángel Rodríguez, Rafael Ángel Calderón, José María Figueres, Oscar Arias* y su hermano, amén del anfitrión, don Rodolfo. Y tras el asunto del azúcar, que no a todos involucra, se profundizó en la política. Para ellos ningún precandidato es fiable para sus intereses. Aprovechando los índices en los sondeos, el hombre de confianza, de garantía, era Oscar Arias. Estuvieron de acuerdo. Y tan conformes que se produjo, ipso facto, el maná costoso de una campaña millonaria.”
El grupo autodenominado Costa Rica Primero depositó fondos para promover el cambio constitucional para permitir la reelección presidencial de Oscar Arias, en una cuenta bancaria manejada por Jiménez-Borbón, miembro de una de las familias más connotadas de la oligarquía costarricense y accionista influyente del periódico La Nación. Se convino en que Oscar Arias “aportaría” todos los diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) y Rafael Ángel Calderón y Rodríguez los necesarios del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) para alcanzar los 38 votos, que constituyen la mayoría calificada para la reforma parcial a la Constitución Política en la Asamblea Legislativa. Pero las cosas no funcionaron… Los diputados del PLN habían sido designados por Corrales, candidato perdedor (por fraude) en 1998, por lo que Arias no logró apoyo. Unánime de la fracción socialdemócrata a sus pretensiones reeleccionarias y por ende al cambio constitucional requerido. Apelaron entonces a Calderón y al presidente Rodríguez para hacerlo al revés (todos los diputados del PUSC y el PLN poniendo solo el faltante para 38), pero Calderón y Rodríguez dijeron “NO”.
Por la boca muere el pez y Oscar Arias también.
Entonces la plutocracia costarricense recurrió a la Sala Constitucional, a pesar de que el Dr. Arias había afirmado que nunca llegaría a ser presidente usando esa vía.
Las palabras textuales del hoy presidente electo de Costa Rica fueron:

‘No. Me parece que el único camino es una reforma constitucional en la Asamblea Legislativa. La Sala Constitucional no tiene nada que ver con esto. Sería burlar a 57 diputados si uno esquiva el debate en el Parlamento. Sería una actitud antidemocrática tocar las puertas del Poder Judicial’.
Se presenta la primera acción de inconstitucionalidad contra los artículos 107, original y 132 inciso 1, reformado por Ley número 4349 del 11 de julio de 1969, de la Constitución Política, la cual es declarada sin lugar en voto 7818-00 del 5 de septiembre de 2000.

El Magistrado Traidor:
Pocos años después, el Ministro de Cultura Guido Sáenz escribe en su libro. Piedra Azul, Atisbos de mi Vida, lo siguiente: Lo llamé ( se refiere a Oscar Arias) en cuanto me enteré de la catástrofe ( el fallo de la Sala Constitucional), Guido, yo estaba cien por cien seguro que me pasaban la reforma. Tenía la promesa de cuatro magistrados. Uno me traicionó.
Cuando el ministro Sáenz fue llamada ante la Asamblea Legislativa para que explicara la grave acusación de corrupción que hizo en su libro ante la máxima autoridad constitucional de Costa Rica, cobardemente dijo que se trataba de una licencia literaria. Esta estúpida excusa no puede ser creída ni por el más imbécil de los costarricenses. Sin embargo, ninguno de los susceptibles magistrados aludidos dijo nada al respecto, ni llevó a juicio a Sáenz por calumnias y difamación.

El segundo intento:
La segunda acción de inconstitucionalidad es presentada ante la Sala el 1 de julio de 2002 y como afirma el señor Rigoberto González Farnel en edición del periódico El Financiero de 20 de marzo de 2006 “ No obstante que las dos acciones de inconstitucionalidad se fundamentan bajo el mismo argumento y son promovidas por la misma persona, los magistrados dictan dos sentencias totalmente diferentes”. Debe destacarse que entre las dos votaciones habían sido sustituidos dos magistrados. Sin embargo hay un aspecto harto sospechoso con respecto a la señora Magistrada que redactó la segunda sentencia.
“La Asamblea Legislativa procedió luego a sustituir dos magistrados en la Sala Constitucional. En un nuevo recurso de inconstitucionalidad estos se sumaron a los tres que en minoría antes apoyaron la tesis de la reelección. Fue así como Arias logró la mayoría de 5 a 2 que le aprobó en 2003 su posibilidad de reelección. Cinco meses antes de la sentencia de la Sala IV mi periódico virtual ‘Campanada’ publicó en Internet declaraciones de un asesor de Oscar Arias anticipando el resultado exacto. Posteriormente ante una comisión investigadora de la Asamblea Legislativa Oscar Arias admitió su amistad y contacto con la magistrada constitucional Ana Virginia Calzada, redactora del fallo que permitió la reelección presidencial. (tomado de www.campanada.org)”

Los votos nulos:
De acuerdo con declaraciones del licenciado Alberto Salom Echeverría, muchos de los votos nulos en las últimas elecciones tuvieron una particularidad muy especial. En la gran mayoría de ellos estaba marcada la casilla correspondiente al candidato presidencial del PAC y la de un candidato más. Este comportamiento es todavía más extraño, porque se presentó en las mesas donde el Partido Acción Ciudadana no tenía ninguna fiscalización.

Conclusión:
Para concluir usaremos las palabras textuales del licenciado Carlos Roberto Loría, varias veces citado en este artículo: Es un hecho Oscar Arias no puede ser un presidente constitucional de Costa Rica mientras la Asamblea Legislativa o una Constituyente no modifiquen el artículo 132 de la Carta Magna. De lo contrario será un presidente espurio, no constitucional. La pregunta que nos hacemos los demócratas de este pequeño país de Centroamérica, de cara a Nuestra América y el mundo es : ¿Permitiremos los costarricenses que una clase política corrompida viole la constitución y nos imponga un presidente espurio ?

Anuncios

Una respuesta

  1. […] ↑ Óscar Arias, Presidente Inconstitucional De Costa Rica « Cerditicos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: