UN ACOSADOR CON SUERTE


BloGalaxia
En un país del tercer mundo, de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía un contador.
Este personaje pequeño, calvo y regordete frisaba los cuarenta años, edad en la que muchos hombres tratan de auto convencerse de que todavía son capaces de hacer conquistas amorosas. Debemos recalcar que cuando sucedieron los hechos que vamos a relatar no se conocía la VIAGRA, el invento más grande de la ciencia farmacéutica según el cantautor Joaquín Sabina. Por tanto cuando un varón perdía su potencia sexual era toda una tragedia ya tenía que recurrir a la chucheca y otros afrodisíacos naturales, que según dicen solo sirvieron para extinguir a las pobres chuchecas.

El personaje de la historia, parecía tener su porvenir asegurado, ya que trabajaba en un puesto de jefatura del organismo que investigaba delitos de cuello blanco en ese país. Dentro del personal a su cargo había una subalterna que se convirtió en su última tentación. Al verla su libido llegaba al máximo grado y estaba dispuesto a condenarse al fuego del infierno, con tal de poseerla.

Un día, Satanás, o algún demonio subalterno le dieron la idea para satisfacer sus bajos instintos. Organizó una gira de trabajo en la cual lógicamente incluyó a la dama objeto de su lujuria. En la noche, después de un arduo día de trabajo decidió relajarse en el bar del hotel. El problema se presentó cuando su libido comenzó a subir en forma directamente proporcional al contenido etílico de su sangre. Fue entonces cuando fue en busca del objeto de sus desvelos. Sin embargo, aparentemente la atracción no era mutua, y fue brutalmente rechazado. Sin embargo, este regordete Romeo no se rendía fácilmente. Sacó su arma de reglamento y amenazó con ella a su víctima. Ante los gritos de ésta acudieron sus compañeros quienes desarmaron al acosador. Poco después fue despedido u obligado a renunciar. Esta es una de las partes oscuras de la historia.

A nuestro pobre personaje parece que se le había venido el mundo encima. Sobre todo si tomamos en cuenta que en el país de nuestra historia existe una asquerosa discriminación hacia las personas mayores de cuarenta años, la cual impúdicamente aparece diariamente exhibida en los anuncios de empleo.

Sin embargo, esta historia tiene un final feliz, para el acosador, por supuesto.

Parece que el pequeño acosador tenía influyentes amigos entre la cerdocracia que ha gobernado durante muchos años ese sufrido territorio. Hoy el sujeto del cuento, ocupa el máximo puesto en la auditoría interna del cantón más importante del país y además imparte lecciones en una universidad privada.

Para finalizar esta historia, nos han contado, que las máximas dirigentes de las muchas e inservibles instituciones que se han creado para defender a la mujer se han reunido en cónclave y han llegado a una sabia decisión. Solicitar que, con el fin de que tengan alguna utilidad, los nuevos ejemplares de la Ley contra el Acoso Sexual sean impresos en papel higiénico.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: