PARMENIO MEDINA PEREZ


Los corruptos y cobardes asesinos materiales e intelectuales podrán haber asesinado su cuerpo físico pero no su pensamiento, sus ideales ni su verdad. El fue el mástil que durante muchos años sostuvo el estandarte de la dignidad. Pero en vez de uno, muchos mástiles más deben levantar más alto y más fuerte esa bandera del “Escuadrón antichorizo”.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: