LAS SOCIEDADES FANTASMA EN COSTA RICA

lavado_de_dinero.jpg

De acuerdo con información del periódico Al Día, el partido Liberación Nacional (PLN) recibió ¢1.642.129.310,62, durante la pasada campaña electoral. Lo siguió en un lejanísimo segundo lugar el Movimiento Libertario con ¢190.313.704,48. Al ver esta suma astronómica donada a la candidatura del Dr. Oscar Arias Sánchez, uno se pregunta si habrá tantos ciudadanos, nacionales y extranjeros, tan preocupados por la democracia y tan desprendidos como para hacer donaciones de esta magnitud o bien si se trata del mismo grupito de siempre, que estaba efectuando una inversión para garantizarse la elección de un Presidente y un grupo de diputados comprometidos a aprobar el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos de América.
También es importante analizar el papel que juegan sociedades fantasma es este tipo de financiamiento
Los donantes extranjeros:
El artículo 176 bis del Código Electoral regula las donaciones de extranjeros a la campaña política indicando claramente que: “Prohíbese a los partidos políticos, aceptar o recibir, directa o indirectamente, de personas físicas o jurídicas extranjeras, contribuciones, donaciones, préstamos o aportes, en dinero o en especie, para sufragar gastos de administración y sus campañas electorales”. Sin embargo, entre los donantes a la campaña de Arias figuran los empresarios salvadoreños José Ricardo Poma y Carlos Patricio Escobar Thompson, presidente y vicepresidente del grupo Roble, a través de las sociedades Parque Central S.A. y Centro Comercial Multiplaza S.A. Ignoramos el por qué estos empresarios salvadoreños estaban tan interesados en que don Oscar Arias fuera presidente de la República o que favores podrán pedir a cambio, pero lo más interesante es analizar la forma como se burló el Código Electoral.
Como se indicó anteriormente, la prohibición rige para las sociedades extranjeras, no para las sociedades costarricenses. Por tanto, cualquier extranjero puede adquirir una o más sociedades anónimas en el país y donar por medio de ella al candidato que mejor sirva a sus intereses. “Esos portillos permiten invisivilizar al donante y es algo por lo que el Tribunal viene luchando para cambiar”, afirmó Luis Antonio Sobrado, magistrado del Tribunal Supremo de Elecciones. La afirmación del magistrado Sobrado peca de ingenua porque esta reforma está presentada ante la Asamblea Legislativa desde el 2001 y nunca va a pasar, ya que los diputados de los corruptos partidos tradicionales jamás estarán de acuerdo en perder su principal fuente de financiamiento. Sería como poner a una asamblea de ratones a que dicten medidas sobre la custodia del queso.
Costa Rica, supermercado de sociedades anónimas: Costa Rica es uno de los países donde la ley es más fácil de burlar, ya que usted puede comprar sociedades anónimas debidamente inscritas desde 500 a 2.000, según sea el “prestigio” del bufete de abogados que las vende. El modus operandi es muy sencillo. El bufete constituye una sociedad usando como testaferros a sus empleados (auxiliares de abogacía, secretarias y misceláneos) y posteriormente la vende a un nacional o extranjero interesado en ella, endosándole las acciones. Como el Código de Comercio obliga a inscribir en el Registro Nacional a los accionistas originales y no los traspasos posteriores de acciones, el verdadero dueño queda en el anonimato. El negocio es tan rentable que las sociedades costarricenses se pueden adquirir incluso por Internet con un cargo a la tarjeta de crédito. El uso que se ha dado a esta figura ha sido más que asqueroso. Lavado de dinero, estafas, evasión de impuestos en el extranjero, evasión de cuotas del Seguro Social y otros. Para muestra tres botones.

Hace varios años un grupo de extranjeros estafó más de diez millones de dólares, por medio de una sociedad constituida por el bufete Echeverría Alfaro, al cual pertenece Juan José Echeverría, Presidente del IFAM en la Administración Pacheco. Todavía está sin resolver el caso de las sociedades constituidas por el notario Ciro Casas, hermano del vicepresidente Kevin Casas, las cuales fueron usadas aparentemente para lavar dinero del narcotráfico colombiano y hoy nos hemos enterado que el apoderado generalísimo de la sociedad propietaria de la nave CALIPSO V, sorprendida cerca de las Islas Galápagos con ocho toneladas de cocaína es nada menos que un indigente de la ciudad de San José.
A pesar de que la solución a este problema, que constituye un escarnio para el país a nivel mundial es muy fácil, nunca se reformará el Código de Comercio para que en nuestro país dejen de existir las sociedades fantasma. Existen dos grandes razones: constituyen un magnífico negocio para algunos bufetes propiedad de políticos y sirven además para ocultar en las campañas políticas, financiamiento de dudosa procedencia.

Anuncios

Una respuesta

  1. bueno yo pensaba que esto iba a hablar de mas informiechon porque esto sobre las sociedades de la costa central se divide en tres culturas …. porque yo queria hablar sobre una exposicion pero bueno espero que mas adelante ingrese mas informeichon para poder leerlo…. chau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: