COSTA RICA Y LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN

Durante las manifestaciones que se produjeron durante el mes de octubre en San José y otras ciudades importantes de Costa Rica, se produjo la renuncia de la Jefa de Información de Noticias REPRTETEL  VICKY LUNA quien dejó su cargo el 24 de octubre. Luna fue bastante cautelosa en sus manifestaciones sobre el motivo de su renuncia;

Yo venía de trabajar en la Promotora de Comercio Exterior (PROCOMER) por lo que quien podría poner en duda si estoy a favor o no del TLC. Pero nunca mi posición individual va a influir en una cobertura periodística. Para mi hay un principio de equilibrio informativo que se debe respetar y debe regir toda publicación. Para Luna, se está presentando una cobertura sin balance de las informaciones. En el caso de LA NACION a favor del TLC y en el caso del Seminario Universidad en su posición en contra del Tratado. Ante las declaraciones de la periodista Luna, como costarricense uno no deja de sentir alegría, por darse cuenta que aún en el país quedan profesionales con ética. Pero a la vez no dejamos de sentir amargura por darnos cuenta del proceso de desinformación al que estamos sometidos los costarricenses.

 

Debemos aclarar que nuestro comentario no va encaminado en contra de los periodistas que cubren las noticias, porque ellos no tienen otra cosa que hacer que seguir las directrices de los dueños de los medios, o bien engrosar la lista de desempleados del país. De todas formas es muy fácil sustituirlos con la legión de graduados que arrojan anualmente al mercado algunas mal llamadas universidades. La culpa en última instancia es de todos nosotros. Mientras compremos publicaciones con noticias sesgadas y sean  más importantes que el futuro del país, los chismes de culipeladas silicónicas, y sus problemas sentimentales con sus esposos, amantes o compañeros, las cosas andan mal. Mientras que un periódico se venda por la cantidad de cuerpos sangrantes y despedazados de personas de escasos recursos que mueren en accidentes, sin tomar en cuenta el dolor de sus familias, no hay duda que vamos de mal en peor  y que seremos víctimas fáciles de oportunistas y demagogos. Hace poco surgió una publicación (no periódico) cuyo único fin es quitarle al Diario Extra el liderazgo en circulación. Escrito en vocablos vulgares y sin contenido alguno, solo  podría comprarse en caso de emergencia por una diarrea galopante. Sin querer pecar de intelectuales, el porcentaje de analfabetismo es muy bajo, pero es ínfimo el número de costarricenses que leen y entienden lo que están leyendo.

A esto se une también que un artículo escrito por Oscar Barboza, Representante estudiantil del Consejo Académico de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional terminó publicado en el periódico cubano GRANMA, porque según su autor a pesar de que lo envió a la prensa nacional casi nadie lo quiso publicar.

 

Recordemos también la actitud hipócrita que tomaron, hace varios años, los dueños de ese entonces de Radio Monumental.   Pasando por alto los derechos constitucionales del comunicador PARMENIO MEDINA, trataron de censurar  previamente sus programas, por presiones de allegados a la Iglesia Católica y un grupo de matones al servicio del sacerdote Calvo Aguilar. Posteriormente, cuando el periodista fue asesinado, organizaron una marcha masiva es su memoria.

 

Cuando se presentó la quiebra del Ingenio CATSA en Turrialba se presentaron dos opciones para salvarlo. Una era convertirlo en un consorcio cooperativo. La otra era venderlo a  Hacienda Juan Viñas, que tiene nexos económicos con el Grupo Nación. De inmediato, redactores del Diario La Nación publicaron un artículo de gran actualidad sobre los problemas que pueden presentarse  con las cooperativas. Se refería a COOPECOMUN R.L., una cooperativa turrialbeña que había cerrado por problemas económicos hace más de veinte años.

 

Una mención aparte merece TELETICA. Según han comentado varias personas su información sobre los sucesos de octubre fue más equilibrada. Algunos nos han comentado  que como dueños de CABLETICA, se han dado cuenta de que el TLC no solo perjudica a los pequeños, sino también a los empresarios locales. En otros países en que la entrada de cableras transnacionales ha sido masiva, las empresas locales de televisión por cable han sido borradas prácticamente del mapa.

 

Si los costarricenses queremos contar con información verídica debemos luchar por ella. Los dueños de los medios de comunicación no van a regalarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: