LA ESTAFA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN COSTA RICA

En el diario La Nación del pasado 8 de febrero se publica una carta de la licenciada en Educación Preescolar, Andrea Acosta Montero en donde narra el calvario que ha sufrido para conseguir trabajo.Entre otras cosas indica la licenciada Acosta que la única manera de conseguir plaza en el Ministerio de Educación, es aceptando viajar cientos de  kilómetros para ocupar una plaza interina, sin tener seguridad de conservarla, si no se cuenta con las influencias necesarias.La otra forma de conseguir trabajo es trabajar en una institución privada, pero sin garantía de conservar el empleo (si no les cae bien a los padres que pagan mucho dinero para que sus hijos aprueben los cursos de la forma que sea). Hay tres aspectos de la denuncia de la profesora Acosta que son dignos de resaltar. Uno de ellos es como la politiquería se ha enseñoreado del Ministerio de Educación, de forma tal, que hace pocos días se descubrió la existencia de grupos extraoficiales, de profesores pertenecientes al Partido Liberación Nacional, que son los que en realidad manejan los nombramientos interinos de maestros y profesores, bajo el único criterio de favorecer a quienes apoyaron a ese partido en la pasada campaña electoral. 

El segundo punto, en el cual consideramos que la denunciante se quedó corta, es en el de la explotación de que son víctimas los docentes en algunos centros de educación preescolar privada. Tenemos denuncias de centros docentes privados que hacen firmar a los profesores y profesoras contratos por la duración del curso lectivo. Una vez terminado éste, los despiden y les indican que si al año siguiente los necesitan los vuelven a llamar. De esta forma se ahorran tres meses de salario al año, mientras los docentes tienen que ver de qué forma sobreviven durante este tiempo. La tercera conclusión de esta denuncia es la forma en que un grupo de personas han logrado enriquecerse a través de la educación universitaria privada. Poco después de que el ex ministro de Educación, licenciado Guillermo Malavassi  Vargas, logró la aprobación para  el funcionamiento de la Universidad Autónoma de Centroamérica, comenzaron a proliferar las famosas universidades de garaje, bajo el pretexto de que la Constitución Política garantiza la libertad de educación. El problema es la forma poco ética en que funcionan la mayoría de ellas.Citamos el caso de una condena por diez millones de colones que tuvo que pagar la Caja Costarricense de Seguro Social, por el robo de un cuerpo, aún caliente de la morgue del Hospital Tony Facio de Limón, el cual apareció días después en la  Universidad Hispanoamericana en Barrio Aranjuez. Lo más raro de todo esto, es que dicha universidad privada no fue condenada a pagar ni un céntimo por la profanación del cadáver de este ciudadano, pero si pagamos la indemnización todos los asegurados depaís. Hipócritamente justifican su existencia en el respeto a la Constitución y las leyes y estas mismas universidades no dudan en violar derechos fundamentales y laborales en forma sistemática. En un caso que solo fue denunciado por el Semanario Universidad, un profesor fue despedido de la Universidad Internacional de las Américas, por haber expresado en una conferencia su oposición al Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos de América. Según nos han comentado varios profesores de universidades privadas, la evasión de cargas sociales por parte de estos centros universitarios es alarmante. Sin embargo, parece que existen ángeles protectores de estos centros en el Departamento de Inspección dela Caja Costarricense de Seguro Social, porque nunca hemos visto que se cierre a una universidad privada, tal y como se ha hecho con varios estadios de fútbol. Tampoco los profesores de estos seudo centros de educación superior tienen derechos laborales, ya que son contratados por cuatro meses y posteriormente recontratados.Otro aspecto que causa estupor es la falta de calidad y la nula supervisión que sobre estos centros ejerce el  Gobierno de la República. Es paradójico que cuando se realizaban los festejos populares de Zapote, todo un ejército de inspectores del Ministerio de Salud recorrían las ventas de comida para determinar si la misma contenía cloriformes fecales. Sin embargo, en muchos centros universitarios privados, se llena diariamente la cabeza de los alumnos de excremento sin que el Ministerio de Educación haga nada al respecto.Pero lo más grave de todo es el engaño que se hace a miles de estudiantes del país. El sacrificio económico que significa pagar los altos aranceles de las universidades privadas, el endeudamiento al que tienen que recurrir muchos de ellos, el dolor que significa para muchos de ellos dejar solas a sus familias, al final el premio que recibe es la total frustración de no encontrar trabajo, porque de acuerdo con la ley de oferta y demanda, la carrera que escogieron se encuentra saturada. Al final se dan cuenta que todo su sacrificio solamente sirvió para engrosar las cuentas corrientes de malditos vampiros traficantes de sueños y de los medios periodísticos que cada inicio de cuatrimestre venden millones de colones de publicidad engañosa, de estos mal llamados centros de estudio. En este momento en Costa Rica existen muchas Andreas. Unas trabajan en bufetes de abogados,  por menos del salario mínimo y entre sus deberes está prestar sus nombres para la creación de sociedades que luego, sus patronos venden por miles de dólares a evasores de impuestos, narcotraficantes y lavadores. Otros que estudiaron Oftalmología trabajan a destajo en ópticas del país. Los menos afortunados trabajan como dependientes de tienda o como taxistas. Si la Constitución Política consagra la libertad de enseñanza, también contempla el derecho a la información. Entonces. Por qué no se informa a los futuros estudiantes que muchas carreras universitarias se encuentran saturadas y que si las cursan sus posibilidades de conseguir trabajo serán nulas? La carta de la licenciada Andrea Acosta destila amargura y creemos que tiene razón. Se hace menos daño a una persona segando su vida, que despedazando sus sueños. Y esto es lo que han hecho no solo con Andrea, sino con miles de costarricenses, estos asquerosos mercaderes de ilusiones, con la descarada complicidad del estado costarricense.

Anuncios

3 comentarios

  1. Estoy de acuerdo con su crítica…. la falta de asesoría y de sinceridad por parte de las entes universitarias a los futuros estudiantes nos hace equivocarnos a la hora de elegir podria citar las carreras saturadas actualmente
    gracias

  2. Siempre a sido igual ahora solo compras un titulo, hay carreras que son carisimas y al final de cursarlas te encuentras que los 4 o 5 años que estudiaste, pagaste y dejaste de lado amigos, familia e interes, no te sirven realmente para obtener un trabajo decente que valga la inversion. Es tan comercial (osea solo quieren tu dinero), que realmente no te preparan para ser profesional y al final las posibilidades de una buena colocacion son casi nulas. Es una irresponsabilidad del ministerio que no regulen la saturacion profesional

  3. Los irresponsables que tienen a profesionales con sueldos miserables porque saturan el mercado laborar y la posibilidad de una vida un poco menos complicada no existe a pesar del esfuerzo.
    La educacion es demasiado importante pagar a profesionales tan mal por impartirla y tras de eso someterlos a los tratos injustos y el poco apoyo por parte del ministerio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: