OSCAR ARIAS, DE NOBEL DE LA PAZ A REPRESOR

El gobierno de Abel Pacheco se distinguió, además de su capacidad por pasar cuatro años sin hacer nada, por el más absoluto desprecio a los derechos fundamentales. Mientras que don Abel aparecía semanalmente en cadena de televisión  con su figura bonachona de abuelito cuenta cuentos y sus dicharachos que no hacían ya gracia a nadie, un grupo de los  serviles que lo rodearon, se ensañaron contra todo aquel funcionario público que osara criticar la mediocre labor de su gobierno. Cabe destacar  que también durante esos cuatro años tomó gran auge la macabra Dirección de Investigación y  Seguridad, quienes no dudaron en violar los derechos constitucionales de los ciudadanos que se oponían al Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. Al cambiar de gobierno y llegar al poder don Oscar Arias Sánchez,  aunque de forma espuria, tuvimos la esperanza, que por los antecedentes de don Oscar esto iba a terminar, ya que iba a respetar el Premio Nóbel de
la Paz que le fue otorgado.
 

Sin embargo esto no fue así. Parece que los compromisos con el grupo económico que apoya el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos son muy fuertes, y no importa a qué bastardos procedimientos se recurra para acallar la oposición a este y lograr su aprobación inmediata. Eso quedó patente en el Instituto Costarricense de Electricidad con el nombramiento del señor JOHNNY CAMPOS LOAIZA, como subgerente de Seguridad y Protección de Bienes de esa institución. Su nombramiento parecía lógico, ya que era necesario fortalecer esta dependencia, la cual está siendo prácticamente desmantelada por el hampa que roba cientos de kilómetros de cable eléctrico y telefónico todos los meses. Creìamos iban a proteger los bienes del ICE, no por ser del pueblo, sino porque no iba a quedar nada que entregar a los buitres españoles y mexicanos que ya revolotean sobre los restos de esa Institución. 

Sin embargo, el señor Campos Loaiza renunció a las dos semanas de nombrado. El había sido director de
la DIS, durante el gobierno de Luis Alberto Monge, y se había distinguido como un empecinado represor de los movimientos sociales. Pero, parece que el señor Campos Loaiza, todavía tiene algo que en Costa Rica está en vías de extinción: moralidad y conciencia. Al darse cuenta que estaba siendo contratado para reprimir desde adentro cualquier movimiento de oposición al desmantelamiento del ICE, prefirió renunciar y denunciar el hecho.
 Queremos  resaltar la actitud de don Johnny, cuyos valores humanos no pudieron ser borrados por
la CIA, entidad represiva que en el gobierno de Monge capacitó al personal de
la DIS e hizo lo que le dio la gana en Costa Rica por medio de sicarios como JOHN HULL, sino también denunciar ante el mundo la brutalidad represiva del gobierno arista, quien no ha dudado  en tratar de instalar un comando represor al nivel  más alto del ICE.
 

Parece que de la figura que hace veinte años, se paseó, por todos los países centroamericanos, con la paloma de la paz en la  mano, queda muy poco, o bien que don Oscar considera que los derechos humanos por los que él luchó no son aplicables a quienes se oponen al movimiento que nuevamente lo llevó al poder. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: