FIDEL CASTRO Y EL TLC

Funcionarios del Tribunal Supremo de Elecciones y de las Cámaras Empresariales, se han rasgado las vestiduras, por las declaraciones del mandatario cubano Fidel Castro, en el sentido de que los costarricenses debemos cuidarnos de un fraude en el referéndum sobre el TLC.Algunos han desautorizado a Fidel Castro a inmiscuirse en los asuntos internos de Costa Rica. Les diríamos que tienen toda la razón, si el presidente Arias no lo hubiera autorizado implícitamente, metiéndose antes con los asuntos internos de Cuba.Con respecto al supuesto descrédito del Tribunal Supremo de Elecciones, antes de las declaraciones de Castro, más de un ochenta por ciento de los costarricenses manifestaron no tener confianza en este organismo, el cual al igual que la Sala Constitucional, con sus fallos a favor de determinados intereses, se han desacreditado solos, sin necesitar la ayuda de Fidel.Sin embargo, el objetivo principal de este comentario, es resaltar la doble moral de algunos de nuestros empresarios, quienes no dudan en referirse a Fidel Castro como dictador, tirano y enemigo de la democracia, pero sin embargo no han dudado en hacer negocios con él cuando así les conviene a sus intereses. Durante el Gobierno de Abel El Nefasto, se desató una de las tantas crisis que se han fabricado enla Caja Costarricense de Seguro Social y que tanto han servido a los enemigos de este ente, para desprestigiarlo, destruirlo y a la vez enriquecerse con sus despojos.

En vista de que el país no contaba con especialistas en radiología, no quedó otro remedio que contratarlos en el exterior y precisamente en Cuba.

Esta transacción se podía haber hecho de gobierno a gobierno, porque si bien es cierto, ambos países no mantienen relaciones diplomáticas desde la década de los sesenta, si mantienen relaciones consulares y comerciales.Sin embargo, la administración de la Caja optó por contratar la intermediación de una empresa privada, para que intermediaria en la contratación de esos servicios, lo cual, dicho sea de paso se realizó entre graves irregularidades.

Como urgía que la Dirección de Migración diera el permiso de trabajo, lo mismo que el Colegio de Médicos los autorizara a ejercer y se obtuvieran también otras autorizaciones, allí apareció nada menos que la benefactora figura del doctor Horacio Solano, en ese entonces Gerente Médico de esta institución, para allanar el ingreso de los radiólogos.

Este, en una forma harto sospechosa movió cielo y tierra y usó todas sus influencias para que estos permisos fueran dados en un plazo récord, cosa que extraña tremendamente, porque para el resto de los mortales, en Costa Rica estos trámites son un verdadero calvario. Sin embargo, don Horacio lo logró y por estas y otras aptitudes, después de la caída de Eliseo Vargas, por el destape del Proyecto Finlandia, fue nombrado Presidente Ejecutivo de la Caja.

Nada más que se convirtió en Horacio El Breve, porque la difusión de un informe dela Auditoría Interna de la Caja Costarricense de Seguro Social, en el que se denunciaban las graves irregularidades de esta contratación, provocaron su caída de tan alto cargo.

Como ejemplo de dichas irregularidades, además del excesivo interés de don Horacio, se denunciaba que la Caja estaba pagando cuatro mil dólares mensuales por la contratación de cada uno de los radiólogos, pero estos estaban siendo reportados en planillas por la empresa intermediaria, por una suma cercana a los mil dólares, de lo que se pueden inferir solamente dos cosas. La Caja Costarricense de Seguro Social estaba pagando un alto sobreprecio por la contratación de estos profesionales cubanos o se estaban evadiendo impuestos y cargas sociales, por parte de la intermediaria y lo más grave, con el aparente conocimiento del Gerente Médico dela Caja.Por cierto, aún no lo hemos dicho. El intermediario en esta sospechosa contratación fue una de las empresas pertenecientes a CORPORACIÓN FISCHEL, en la que además de don Walter Reiche, quien aparentemente será el chivo expiatorio en todo el escándalo del Proyecto Finlandia, y también figuraba como Presidente dela Corporación don EMILIO BRUCE JIMÉNEZ, ex presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica.Debe resaltarse que el Dr. Solano sigue ocupando una plaza de médico en la Caja Costarricense de Seguro Social. Bruce discretamente se retiró de su “amada” Cámara de Comercio como él la llama. Esto comprueba, que no son los sindicatos, como falsamente afirman los defensores del TLC, quienes están desangrando a las instituciones públicas, sino unos cuantos empresarios depredadores, quienes confabulados con funcionarios que quedan en la impunidad, están llevándose a pedazos, el patrimonio de todos los costarricenses.El hecho antes descrito demuestra también que no son los sindicatos los que han sacado ventajas de sus relaciones con Fidel Castro, sino nada menos que empresarios como WALTER REICHE y EMILIO BRUCE. Qué dirán de esto las cámaras empresariales costarricenses?

Anuncios

Una respuesta

  1. que tuanis!!!

    fidel castro, habla de libertades y que firmar y que no!!! que nadie la ha dicho que vamos a tener un referendum y el pueblo escogera

    que no se meta!!!!!!! y menos el loquito de Hugo Chavez no menciono a otro jetas ya que nada que ver en opinion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: