GOBIERNO QUIERE A TODA COSTA APODERARSE DE LOS MUELLES DE LIMÓN

El Gobierno de Oscar Arias Sánchez, quien sirvió de payaso de la inoperante OEA, para acallar la protesta internacional contra el golpe militar dado contra el gobernante constitucional de Honduras, ahora emplea los mismos medios que Michelleti, para apoderarse de los muelles de Puerto Limón y urdir otro de los negocios oscuros que han caracterizado a su administración. Razón tenía el gorila Michelleti cuando afirmó que Oscar Arias Sánchez no tenía autoridad moral para criticarlo.

Se fragua un artero golpe contra el sindicalismo costarricense
En Limón no solo se está jugando la soberanía nacional sobre los puertos, sino también el derecho a la organización y a la defensa colectiva de los trabajadores.
El viernes 15 de enero, la presidencia ejecutiva de JAPDEVA convocó con carácter obligatorio a una reunión de trabajadores, haciéndoles creer a muchos que se trataba de una invitación de SINTRAJAP (Sindicato de Trabajadores de JAPDEVA).
El presidente ejecutivo emitió una circular en que resaltaba que la reunión era fundamental para el cumplimiento del Plan Nacional de Desarrollo y otorgaba permiso para asistir, incluso paralizando las actividades portuarias.
Por diferentes medios, la Presidencia Ejecutiva atemorizó a los trabajadores diciendo que en la reunión se definiría si aceptaban los $137 millones ofrecidos por el gobierno, o si tendrían que ser despedidos sólo con las prestaciones.
A pesar de estas artimañas y de la utilización del soborno, solo lograron reunir a 377 trabajadores, algunos de los cuales ni siquiera son miembros SINTRAJAP, sindicato que tiene 1512 afiliados.
En las matemáticas de gobierno, 377 trabajadores son la “inmensa mayoría” de 1512. Y con esa cantidad pretenden legitimar la privatización de los puertos.
Una patraña vulgar
Días atrás SINTRAJAP, había sido obligado a cancelar una convocatoria a asamblea ordinaria para esa misma fecha, pues una denuncia interpuesta ante el Ministerio de Salud, les obligaba a cumplir los 16 requisitos que se exigen para “actividades de concentración masiva” como conciertos o carnavales. De nada valió explicar que la convocatoria impugnada era la primera, y que la reunión definitiva se convocaría en el gimnasio Eddy Bermúdez, donde siempre se han realizado las asambleas.
La intervención del Ministerio, fue solicitada por un miembro del autodenominado grupo mediador, que oficiosamente trabaja para los Arias a efecto de ejecutar la privatización de los estratégicos puertos caribeños.
A todas luces, a los Arias y a sus socios mafiosos no les convenía que se llevara a cabo una asamblea convocada por el sindicato, en la que se discutiría la propuesta del gobierno, porque como ha ocurrido en cuatro ocasiones anteriores, la mayoría de los trabajadores dirían nuevamente que no aceptan la concesión.
De manera que urdieron la patraña de convocar a los trabajadores sin que el sindicato tuviera arte ni parte, para llegar a “un acuerdo directo” al estilo del que impuso otro gobierno del PLN en las bananeras allá por los 80 para destruir al sindicalismo que sí representaba los intereses de los trabajadores.
No cabe duda de que el gobierno quiere abrir el portillo de la privatización a toda costa, aunque aun no haya ninguna empresa concreta interesada en asumir los puertos. Pero además quieren dejarle limpia la cancha a los futuros concesionarios sin sindicatos y sin convenciones colectivas, como lo prometió la Ex ministra de Transportes Carla González, a inicios del 2009.
Para finiquitar esta maquiavélica jugada, se requiere de la complicidad del Ministerio de Trabajo, en cuyas manos está reconocer la reunión de empleados convocada por la patronal y los acuerdos ahí tomados.
Como parte del ejercicio presidencial autoritario, Arias está pretendiendo dar un “golpe de estado” a SINTRAJAP. Dado que no ha podido lograr su propósito de privatización por la vía legal, con la razón y el convencimiento, lo pretende lograr torciendo las leyes y manipulando y comprando las conciencias. Un método nada nuevo para quien así logró la reelección presidencial y la imposición del TLC.
Llevan años demonizando al Sindicato, y como tampoco les ha funcionado, ahora quieren ningunearlo mediante acuerdos directos con minorías.
El debilitamiento de los sindicatos, deja a los trabajadores a merced de los empresarios. La historia reciente nos lo recuerda: así ocurrió con la apertura de las estibas, el cierre de los ferrocarriles y la concesión de Caldera.
La lucha heroica que está dando SINTRAJAP no es un asunto local, es una causa de relevancia nacional por salvar la permanencia de los puertos en manos de JAPDEVA y por el futuro de la organización y los instrumentos legales de lucha de los asalariados costarricenses.
Sí a la modernización, no a la privatización, Viva SINTRAJAP

Se fragua un artero golpe contra el sindicalismo costarricense En Limón no solo se está jugando la soberanía nacional sobre los puertos, sino también el derecho a la organización y a la defensa colectiva de los trabajadores. El viernes 15 de enero, la presidencia ejecutiva de JAPDEVA convocó con carácter obligatorio a una reunión de trabajadores, haciéndoles creer a muchos que se trataba de una invitación de SINTRAJAP (Sindicato de Trabajadores de JAPDEVA). El presidente ejecutivo emitió una circular en que resaltaba que la reunión era fundamental para el cumplimiento del Plan Nacional de Desarrollo y otorgaba permiso para asistir, incluso paralizando las actividades portuarias. Por diferentes medios, la Presidencia Ejecutiva atemorizó a los trabajadores diciendo que en la reunión se definiría si aceptaban los $137 millones ofrecidos por el gobierno, o si tendrían que ser despedidos sólo con las prestaciones. A pesar de estas artimañas y de la utilización del soborno, solo lograron reunir a 377 trabajadores, algunos de los cuales ni siquiera son miembros SINTRAJAP, sindicato que tiene 1512 afiliados.En las matemáticas de gobierno, 377 trabajadores son la “inmensa mayoría” de 1512. Y con esa cantidad pretenden legitimar la privatización de los puertos.Una patraña vulgarDías atrás SINTRAJAP, había sido obligado a cancelar una convocatoria a asamblea ordinaria para esa misma fecha, pues una denuncia interpuesta ante el Ministerio de Salud, les obligaba a cumplir los 16 requisitos que se exigen para “actividades de concentración masiva” como conciertos o carnavales. De nada valió explicar que la convocatoria impugnada era la primera, y que la reunión definitiva se convocaría en el gimnasio Eddy Bermúdez, donde siempre se han realizado las asambleas.La intervención del Ministerio, fue solicitada por un miembro del autodenominado grupo mediador, que oficiosamente trabaja para los Arias a efecto de ejecutar la privatización de los estratégicos puertos caribeños.A todas luces, a los Arias y a sus socios mafiosos no les convenía que se llevara a cabo una asamblea convocada por el sindicato, en la que se discutiría la propuesta del gobierno, porque como ha ocurrido en cuatro ocasiones anteriores, la mayoría de los trabajadores dirían nuevamente que no aceptan la concesión.De manera que urdieron la patraña de convocar a los trabajadores sin que el sindicato tuviera arte ni parte, para llegar a “un acuerdo directo” al estilo del que impuso otro gobierno del PLN en las bananeras allá por los 80 para destruir al sindicalismo que sí representaba los intereses de los trabajadores.No cabe duda de que el gobierno quiere abrir el portillo de la privatización a toda costa, aunque aun no haya ninguna empresa concreta interesada en asumir los puertos. Pero además quieren dejarle limpia la cancha a los futuros concesionarios sin sindicatos y sin convenciones colectivas, como lo prometió la Ex ministra de Transportes Carla González, a inicios del 2009.Para finiquitar esta maquiavélica jugada, se requiere de la complicidad del Ministerio de Trabajo, en cuyas manos está reconocer la reunión de empleados convocada por la patronal y los acuerdos ahí tomados.Como parte del ejercicio presidencial autoritario, Arias está pretendiendo dar un “golpe de estado” a SINTRAJAP. Dado que no ha podido lograr su propósito de privatización por la vía legal, con la razón y el convencimiento, lo pretende lograr torciendo las leyes y manipulando y comprando las conciencias. Un método nada nuevo para quien así logró la reelección presidencial y la imposición del TLC.Llevan años demonizando al Sindicato, y como tampoco les ha funcionado, ahora quieren ningunearlo mediante acuerdos directos con minorías.El debilitamiento de los sindicatos, deja a los trabajadores a merced de los empresarios. La historia reciente nos lo recuerda: así ocurrió con la apertura de las estibas, el cierre de los ferrocarriles y la concesión de Caldera.La lucha heroica que está dando SINTRAJAP no es un asunto local, es una causa de relevancia nacional por salvar la permanencia de los puertos en manos de JAPDEVA y por el futuro de la organización y los instrumentos legales de lucha de los asalariados costarricenses.Sí a la modernización, no a la privatización, Viva SINTRAJAP

Anuncios

Una respuesta

  1. Ahora si reclaman derechos, el cierre del ferrocarril, la desacreditación de los estibadores cooperativistas, entonces ¿en qué quedamos? No los ví en la lucha por la corrección del trazado de la ruta 32. No los recuerdo en las reuniones para justificar la necesidad de sostener el ferrocarril, pese al alto costo de reparar el hundimiento entre Cartago y Turrialba. Nunca los leí diciendo algo positivo del cooperativismo porque el cálculo de prestaciones tomó de referencia los bajos costos de operación de este grupo de personas, los marginaron como siempre.

    El artículo 8 de la ley de asociaciones solidaristas prohibe a estos actuar de cualquier forma en contra de sindicalistas ni de cooperativistas, pero también esa ley nos obliga a respetar la actividad de los incluidos en ese artículo.

    No es sobrevivencia, es convivencia. Las bases sindicalistas debemos tomar un nuevo aire y ponerle al trabajo, retomar las ideas de lucha y definir nuestro accionar, no podemos diluirnos en otras áreas hasta tanto no aseguremos nuestra propia área de trabajo.

    Espero que en la próxima asamblea “general” de Sintrajap lleguen los que no llegaron ayer (26/2/2010) y que de una vez se ratifique la posición de la mayoría o de la totalidad de afiliados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: