FISHMAN, OPORTUNISTA CANDIDATO DEL PUSC

El Partido Unidad Social Cristiana, ha anunciado después del fallo que condenó a su dueño y candidato Rafael Ángel Calderón Fournier a cinco años de prisión, por el delito de peculado, a su nuevo candidato presidencial, el  licenciado LUIS FISHMAN.

Parece que el fallo judicial, que aún tiene apelación, dejó por fuera de la lucha por la presidencia a su principal  carta, enfrentó al PUSC a la disyuntiva de buscar un Plan B que ellos nunca tuvieron. Presentarse solamente con candidatos a diputados, lo que era humillante para un partido que había gobernado el país durante dos períodos consecutivos o buscar alguna víctima que se hiciera cargo de poner su rostro para ser vapuleado de la misma forma en que lo fue Ricardo Toledo., en las pasadas elecciones. Dicho sea de paso, el bachiller Toledo, demostrando que el Partido Liberación Nacional y la Unidad  siguen formados del mismo excremento, ocupa hoy el puesto de embajador del gobierno de Oscar Arias, en la República Argentina.

La búsqueda del candidato emergente , aparentemente se centró en dos personas. Jorge Eduardo Sánchez, Jefe de la mini fracción del PUSC y Luis Fishman, Presidente del Partido, al que ni sus mismos diputados aceptan como tal. Parece que Sánchez fue un poco más cauteloso y previendo los resultados catastróficos a los que se puede ver enfrentado su partido, prefirió abstenerse y  no quedar con sus “Nalguitas” al viento y dejó el campo abierto a Luis Fishman.

De inmediato, el ex presidente Calderón le dio su apoyo público y garantizó acompañarlo en toda su campaña. Parece que la memoria del licenciado Calderón se ha visto afectada por el estrés  producido por los problemas judiciales a que se enfrenta, y se le olvidó que el actual candidato de la Unidad Social Cristiana, no es más que un oportunista fracasado.
En las elecciones del año 2002, cuando Rafael Ángel Calderón impulsaba a toda costa la candidatura del Rodolfo Méndez Mata, dos diputados de su fracción se opusieron a la imposición del caudillo. Estos dos diputados, que por cierto durante su periodo parlamentario no se distinguieron por su productividad y sapiencia eran Abel Pacheco y Luis Fishman. Entre ellos llegaron al acuerdo de que el que estuviera mejor posicionado en las encuestas sería el que enfrentaría en la convención interna a Rodolfo Méndez. Al final llegó a la convención Abel el Inepto, que barrió al precandidato oficial, por lo que Rafael Ángel Calderón se retiró de la campaña política y según dijo el mismo en el juicio, prefirió vivir la mayor parte del gobierno de Pacheco fuera del país, mientras el resto de los costarricenses que no podíamos hacer lo mismo teníamos que soportar ese despelote.

Cumpliendo con el contubernio planeado de antemano, Abel Pacheco escogió a Luis Fishman como candidato a vicepresidente. Luego vino el surgimiento del Partido Acción Ciudadana y la sorpresiva alta votación que obtuvo obligó a ir a una segunda vuelta electoral.

Después de las elecciones de febrero de 2002 y antes de la segunda vuelta de abril hubo una reunión entre alta dirigencia del PUSC, en la que algo pasó. Lo único que se filtró a la prensa fue el rostro de Fishman bañado en lágrimas y mocos, muy dolido porque parece que su amigo Abel, como resultado de esa reunión le había pateado su hebreo trasero y dejado fuera de toda actividad dentro del Partido.

Como de acuerdo con la legislación costarricense, a una segunda vuelta electoral, debe acudirse con los mismos candidatos que se concurrió a la primera, Fishman fue electo contra la voluntad de Abel como primer vicepresidente de la República. A partir de allí empezó a  representar el triste papel de judío errante, porque nunca se le dio oficina en la Casa Presidencial, ni tampoco misión alguna que cumplir, por lo que tuvo que recurrir a la payasada de abrir en su propia oficina personal, un centro de ayuda para los necesitados, que solamente sirvió para justificar el sueldo que devengaba como vicepresidente en el exilio.

Harto de vagar, el judío errante decidió cambiar su papel y convertirse en el hijo pródigo. Volvió donde Calderón con lágrimas en los ojos (no sabemos si  también derramaba mocos, como cuando Abel lo expulsó) y se ofreció a ser gratuitamente su abogado defensor. No sabemos si porque ya tenía abogado o porque desconfió de los atributos de Fishman, no aceptó su ofrecimiento pero si lo impuso como Presidente del PUSC,  lo que provocó que el partido y sus diputados rompieran para siempre.

Como dice la Biblia. Por sus frutos los conoceréis. Esperamos que el pueblo a la hora de elegir recuerde los frutos de Luis Fishman, quien  ahora representando el papel de Judas Iscariote se paseará del brazo de Calderón mendingando votos y también los frutos de un partido que ha llevado al poder a dos ex presidentes acusados de peculado y al presidente más inepto que recuerda la historia de Costa Rica y entierre para siempre a este nefasto partido político.