COSTA RICA, EL PODER DE LA RESISTENCIA DEL PUEBLO

LA GENTE NO DEBERÍA TEMERLE AL GOBIERNO, EL GOBIERNO DEBERÍA TEMERLE A LA GENTE

El Poder Judicial de Costa Rica, ha sido nuevamente cuestionado esta semana, por la decisión de la Jueza de Pavas de dar casa por cárcel a dos mexicanos involucrados en el tráfico de drogas, por la vía aérea.

Este hecho se descubrió hace varios meses cuando una avioneta se precipitó a tierra, pocos minutos después de haber despegado del Aeropuerto Internacional Tobías Bolaños, desnudando lo que ya era conocido por todos. La absoluta carencia de controles de este aeropuerto costarricense y que si no hubiera ocurrido este percance, las autoridades antidrogas nunca se hubieran dado cuenta de lo que pasaba en este aeropuerto.

Al accidente sobrevivió un guatemalteco quien lleva varios meses internado en el Hospital México. Los médicos le han dado la salida, pero las autoridades insisten en mantenerlo ahí. Este es la primera de un rosario de irregularidades que rodean este caso. Quien dirige los hospitales en Costa Rica, los médicos o las autoridades judiciales?

Además es el momento de dejar claro que los hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social no son bienes de difunto. Son propiedad de todos los costarricenses que cotizamos para la Caja. Entonces, por qué tenemos que correr con los gastos innecesarios de un narcotraficante sorprendido en flagrancia, cuando hay muchos pacientes en espera de ser internados, para operaciones urgentes?

Por favor, que no nos digan que el Estado pagará esos gastos, porque de acuerdo  con un informe de la Contraloría General de la República el Estado debe a la Caja Costarricense de Seguro Social, la suma de novecientos mil millones de colones, en gran parte por la obligación que asume el Estado por la atención de niños, adolescentes e indigentes, personas pertenecientes al régimen no contributivo y privados de libertad.

Esta deuda multimillonaria consideramos que se ha acumulado gracias a la complacencia de los altos funcionarios de la Caja Costarricense de Seguro Social, quienes no sabemos si actúan para congraciarse con el gobierno o para contribuir en el progresivo deterioro de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Volvamos al caso de los dos mexicanos liberados por la Jueza. Ella afirma que tenía que tomar esa decisión debido a la extremada tardanza de la Fiscalía en presentar pruebas contra ellos. Aquí tenemos otra irregularidad que debe ser investigada. Si la Jueza no cuenta con pruebas, por impericia o negligencia del Ministerio Público, no puede mantener a presuntos delincuentes en la  cárcel, entonces la culpable no sería ella, sino el Ministerio Público.

La Corte Suprema de Justicia ha indicado que está investigando a la Jueza. Consideraríamos necesario que se investigue también a la Fiscalía, para ver si la jueza fue corrupta o los fiscales incapaces.

Pero, lo más digno de destacar de este hecho y que debe llenarnos de orgullo a todos los costarricenses, es la actitud valiente y decidida de los vecinos del barrio Las Orquídeas, de Goicoechea. Cuando se enteraron que una casa de ese barrio iba a ser empleada para que los mexicanos cumplieran la medida cautelar, mujeres, hombres, ancianos y niños, no dudaron en encadenarse, obstruir las vías de acceso, soportando incluso las inclemencias del tiempo, para impedir que este atropello se consumara.

La actitud de esta gente organizada y valiente, hizo que el juez Joaquín Hernández, dejara en suspenso la medida dictada por la otra jueza.

Esta actitud demuestra que el párrafo de la Constitución  costarricense que dice. “La soberanía reside en el pueblo” no es letra muerta.  Pero, para que funcione, esta soberanía no debe limitarse a ir a votar cada cuatro años y luego dejar que los funcionarios administrativos, legislativos y judiciales hagan lo que les venga en gana con nuestros derechos. Demuestra que cuando por decisiones erróneas, la seguridad o la vida de una comunidad se ve amenazada, el Pueblo, mediante la resistencia pacífica, debe hacer valer sus derechos y demostrar que ya estamos hartos de las decisiones de funcionarios incapaces y corruptos.

QUIEN PROTEGE A LUIS MILANES?

 

Luís Milanés Tamayo Coto, cubano de nacimiento, llegó a Costa Rica a finales del año 1998. Venía procedente de los Estados Unidos, donde había estafado al régimen de seguridad social por una suma cercana a los diez millones de dólares, por medio de facturas de medicinas que nunca fueron usadas por los presuntos pacientes.

Se mantuvo tranquilo durante algún tiempo y luego comenzó a trabajar por medio de su empresa COSTA RICA SAVING ULIMITED, ubicada en el Centro Colón. Su actividad, la cual desarrolló durante mucho tiempo con visa de turista se enmarcaba dentro de la intermediación financiera ilegal. Ya en el año 2000, su actividad financiera era tan grande que no podía pasar desapercibida. Supuestamente era propietario de varios casinos, ventas de juguetes y peluquerías, las cuales después resultó que no estaban a su nombre. Hombre acostumbrado a grandes placeres, mantenía una lujosa casa en Escazú, llena de jóvenes hermosas, para su placer y los de los que lo rodeaban. Según se rumora, autoridades costarricenses tuvieron el honor de compartir estos placeres que albergaba la casa de Milanés. Lógicamente este tipo de vida consumía gran cantidad de dinero, el cual no era precisamente de él. El cubano Milanés organizaba vuelos charter en los que traía a Costa Rica gringos degenerados, a quienes les brindaba una semana de placer a muy bajo costo. Luego les enseñaba sus supuesta posesiones y los invitaba a ser dueños de esa cadena de riqueza y de progreso, garantizándoles un rendimiento sobre su inversión en dólares del 4% mensual.

En esa misma época desarrollaban también su actividad los Hermanos Villalobos, conocidos como THE BROTHERS, quienes pagaban únicamente el 3% mensual de intereses. Su objetivo era muy similar aunque sus métodos eran muy diferentes. Porque mientras THE CUBANS (como era conocido el grupo de Milanés regalaba a sus inversionistas noches de placer, los BROTHERS regalaban biblias.). Además los Villalobos fueron siempre más recatados, mientras que Milanés siempre se movilizaba con un grupo de guaraespaldas que portaban incluso armas prohibidas en Costa Rica.

Lógicamente todo esto era del conocimiento de las autoridades y de los políticos de ese entonces. A pesar de todas las trabas que pone Migración a los pobres nicaragüenses que vienen al país a trabajar honradamente, nunca le preguntaron a Milanés por qué estaba trabajando con visa de turista, ni mucho menos por el problema legal que había tenido en Florida. A nadie de Migración le extrañó tampoco que posteriormente presentara un pasaporte cubano, cuando supuestamente era un perseguido del régimen de Fidel Castro. A pesar de que a cualquier ciudadano le piden una gran cantidad de requisitos para abrir una cuenta de ahorros o corriente, el señor Milanés tuvo en el país las que le dio la gana, sin que nadie le cuestionara el origen de sus recursos. Supuestamente por estas cuentas se movieron los doscientos millones de dólares que aparentemente estafó. La Superintendencia General de Entidades Financieras, fue a última hora que le pidió cuentas sobre sus actividades ilegales en el país. Tampoco el Ministerio de Seguridad Pública, le pidió cuentas sobre su guardia privada y las armas ilegales que obraban en su poder. Pero, hay un detalle que llama mucho más la atención. A pesar de que las autoridades norteamericanas fueron alertadas de la presencia de Luís Milanés en Costa Rica, nunca se pidió su extradición para ser juzgado en el Estado de Florida por la estafa cometida. Fue un simple descuido de las autoridades gringas o Milanés tenía muy buenos contactos en el estado gobernado por el hermano del presidente BUSH?

Poco después que las oficinas de los BROTHERS, en el Mall San Pedro fueron allanadas en el año 2002, por el Organismo de Investigación Judicial, Milanés desapareció del país. Cuando los inversionistas comenzaron a interponer denuncias por el incumplimiento en sus pagos de intereses, el Organismo de Investigación Judicial, por fin allanó sus oficinas en el Centro Colón, encontrándose que no había ninguna evidencia que recoger porque toda había sido destruida o desaparecida.

La semana pasada, cuando a muchos se nos había olvidado el paso por Costa Rica de este estafador cubano, las autoridades salvadoreñas lo lograron capturar y enviar a Costa Rica. Entonces sucede otra curiosidad más en el caso de este misterioso cubano. A pesar de tratarse de un prófugo de la justicia, y de que Osvaldo Villalobos, uno de los BROTHERS, acaba de ser condenado a varios años de cárcel por delitos similares, le dieron como medida cautelar ir a firmar cada quince días. Ante los antecedentes del cubano prófugo, no nos extrañaría que la jueza que dictó tan sesuda sentencia, se quede esperando la primera firma del señor Milanés, mientras este se seguirá paseando por el mundo gastando el dinero que estafó por medio del sistema financiero costarricense.

Nosotros no buscamos desprestigiar al Poder Judicial costarricense. Este hace todos los esfuerzos por desprestigiarse solo.