BUENOS DIAS SOLADO JUAN

Buenos días soldado Juan. Hoy supongo que al cumplirse un año más de tu gesta heroica estarás más solo que de costumbre. Tu conmemoración se hará el próximo lunes, cada día con menos esplendor, porque tu recuerdo y sobre toda la presencia de tu gesta heroica molesta a muchos. Tanto molesta que en los últimos años se ha llegado a poner en duda no solo tu gesta, sino incluso tu existencia.
En Centroamérica, por cuya libertad luchaste, hay buenas noticias. En El Salvador patria de tu General Cañas, hoy las cosas han cambiado. Ya dentro de poco no gobernarán los sucesores de los asesinos de Monseñor Romero y de muchos mártires, sino que después de veinte años, el pueblo, haciendo frente a una campaña mediática de terror, similar a la que sufrimos los opositores al TLC, en el pasado referendo, los han desalojado del poder. Parece que nuevos aires de libertad, igualdad y fraternidad se están colando en América Central.
Como te lo conté el año pasado, aquí en Costa Rica, después de la lucha desigual que dimos contra el poder político, mediático y económico, siempre nos vimos obligados a aceptar el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. Pero, por lo menos yo nunca lo he considerado una derrota. Sin los miles de millones de colones, muchos de ellos amasados con el sudor y la sangre de costarricenses y nicaragüenses, les dimos un buen susto a los oligarcas y logramos algo más importante, que una parte importante del pueblo se interesara en los problemas nacionales. Hoy ves Soldado Juan, que ya no se vende tan fácil nuestra agua, nuestro subsuelo, nuestras costas y nuestra dignidad. Viste como en Sardinal, Guanacaste el pueblo se levantó ante una bola de funcionarios corruptos, para impedir que el agua de la zona se la dieran a millonarios desarrolladoras. En la zona norte, otro grupo de luchadores se enfrenta a la minería a cielo abierto, a pesar de que el presidente Arias y su Ministro Dobles, la declararan de interés nacional. Esto nunca lo hubiera hecho en tu tiempo el Presidente Juan Rafael Mora. De acuerdo a la ambición ciega e insaciable de nuestros gobernantes, envenenar nuestro subsuelo y las aguas de nuestra vecina Nicaragua, es ahora de interés nacional.
Sabrás Soldado Juan que en la tierra de tu enemigo Walker, ya no gobierna George Walker. Los gringos nos dieron una sorpresa. Estaban tan hartos de engaños, de crimen y de guerras ilegales que por primera vez en su historia son gobernados por un mulato, que se llama BARAK HUSSEIN OBAMA. Se que para vos esto es inaudito, porque en tu tiempo en los Estados Unidos, los negros solo servían para esclavos. Pobre Barak. Le ha tocado llegar a arreglar un país en quiebra, gracias a la extremada ambición y a la sed de sangre de su antecesor. Le ha tocado tener que llegar a arreglar un problema causado por los ladrones de Wall Street, cuya amor por el billete ha desatado una crisis a nivel mundial.
Claro, esa crisis le ha quedado de perlas a los millonarios costarricenses, para usarla como pretexto para destruir lo poco que aún queda del Código de Trabajo. Eso es lo bueno del capitalismo. Que en época de bonanza las ganancias las recibe siempre el mismo grupo de millonarios y en época de crisis las pérdidas se socializan.
Habrás oído Soldado Juan, que nuestro país ya ha entrado en campaña política. Esa farsa en que participan unos cuantos candidatos que mueven sumas millonarias para declararse salvadores del país. Esto está coordinado por el Tribunal Supremo de Elecciones, que gracias a la corrupción que ha infiltrado en todo nuestro sistema democrático, la Autoridad Política Superior, que nos gobierna, se ha convertido en un simple contador de votos. Aquí Juan, los fraudes no se hacen en las urnas, los fraudes llegan cocinados a las urnas. Se hacen por medio del terror, de campañas engañosas, de regalos de bienes del Estado y con la intervención de gobiernos extranjeros, que no son precisamente los de Venezuela y Cuba.
Por eso es que hoy he venido a pedirte tu ayuda. No podemos dejar que mientras en otros países, los otrora guerrilleros han llegado al poder por medio de elecciones populares, nosotros dejemos que por falta de unión y de interés nos gobiernen los de siempre. Te pido Soldado Juan que con la luz de tu tea, ilumines la mente de los ciudadanos honestos que aún quedan en algunos partidos y que creen en los intereses del pueblo. Ilumínalos para que dejen de presentarse en pequeños partidos movidos por ambiciones personalistas y para que se unan para llevar a la Asamblea Legislativa a campesinos, obreros, intelectuales y ecologistas, que se hayan distinguido por su participación en las luchas populares y no por su complicidad con las corrupción y el entreguismo.
Si lo hacemos así, llevaremos a la Asamblea Legislativa a diputados y diputadas, que luchen por salvar lo que aún queda de instituciones que otrora fueron nuestro orgullo y ahora son nuestra vergüenza. De otra forma Soldado Juan, entre un año tendré que venir a contarte que el país estará siendo gobernado por la ungida de los Arias o por el destructor de San José, y lo más grave, que nuestro país continúa en subasta y nuestras instituciones prostituidas.
Alajuela, 11 de abril de 2009.

Anuncios