COALICION BARVA UNIDA, LA UNIDAD SI SE PUEDE

Y SE HIZO LA COALICIÓN!

 

¿Quién dijo que no había tiempo para las coaliciones…?

 

 

Mentes y corazones forjando un nuevo camino  para el tránsito de la verdadera democracia, se reunieron el pasado domingo 20 de setiembre  en la Escuela Pedro Murillo Pérez, de Barva, para ver nacer  la Coalición Barva Unida.

 

No necesitaron padrinos pues, padres y madres sobraron.  Tampoco hizo falta dinero, ni  prensa, ni tarima.  Sobraba la voluntad, la convicción y el compromiso… No hubo cálculos por posicionamiento de tal o cual partido, ni forcejeos por un puesto, ni temores por “caudillos”.  Todo se hizo en armonía y  con plena libertad. Y la coalición vio la luz…

 

Así fue como un grupo de patriotas de Barva comprometidos con el futuro de sus hijos y con los más altos valores de democracia, libertad y civismo culminó un proceso de reflexión y análisis que había iniciado meses atrás,  y que tenía como finalidad la integración de las fuerzas vivas de las diferentes comunidades en una opción política que le permitiera  llevar a la Municipalidad a las personas más idóneas.

 

No conformes con frases gastadas  e inverosímiles excusas  a las que recurrieron  las cúpulas de los diferentes  partidos  para negar la coalición a nivel nacional, los barveños y barveñas dejaron de lado las diferencias  e intereses individuales para trabajar unidos por el desarrollo del cantón, bajo una misma bandera, con la misma esperanza y  con la misma ilusión.

 

Defender y preservar el recurso hídrico con el que Barva fue bendecido por Natura es uno de los principales intereses de la Coalición Barva Unida, así como velar por la conservación de todos los recursos naturales y ecosistemas, en general.  Propiciar el mejoramiento del sistema de salud, identificar fuentes de trabajo, de recreación, de cultura,  fomentar la participación activa y la organización de los vecinos y mejorar la seguridad ciudadana son también algunos de los objetivos de la nueva Coalición Barva Unida.

 

La Asamblea contó con una amplia participación de ciudadanos y ciudadanas provenientes de los diferentes distritos  y representantes de diferentes organizaciones quienes, en su momento, procedieron a elegir a sus candidatos a regidores municipales  para las próximas elecciones.  Posteriormente, las asambleas de cada uno de los partidos involucrados, con representación del Tribunal Supremo de Elecciones ratificaron todos los acuerdos y pacto de colación.

 

Llena de esperanza corroborar que en busca de nuevos rumbos y nuevos paradigmas los barveños lograron superar el individualismo, y dar al pueblo costarricense una muestra de que sí se puede hacer algo por la patria, ultrajada como está, por los neoliberales, los saqueadores, los mercaderes, los dictadores y  los lobos con piel de oveja.

 

No dudamos de que, como lo hicieron en su lucha contra el TLC, los miembros de la Coalición Barva Unida obtendrán de esta empresa los mejores y más dulces frutos, para beneficio de las mayorías,  para beneficio de Costa Rica y para beneficio de las futuras generaciones.

 

Hacemos un llamado a los hombres y mujeres de todos los cantones del país, y de todas las provincias a no desfallecer en la lucha por alcanzar la unidad del movimiento social, como  única alternativa ante la arremetida neoliberal.

 

¡ADELANTE, BARVA…! ¡ADELANTE BARVA UNIDA!

NOTA:

Aparentemente este artículo ha sido rechazado para su publicación por varios diarios costarricenses, escritos y digitales. Por eso aquí está publicado.

Libertad para Siempre

Anuncios

COSTA RICA, UN MAMARRACHO LLAMADO JUSTICIA

El caso de la jueza novata:

En marzo del presente año fue incautada en la zona sur del país una cantidad aproximada de 300 kilos de cocaína los cuales fueron dejados en custodia en los Tribunales de Golfito, zona sur de Costa Rica y parte del país que domina el Cartel de Sinaloa.

Sin embargo, la noche del 26 de marzo el cargamento completo, supuestamente custodiado por la policía costarricense, desapareció.

Don Jorge Rojas, Director del OIJ, no se echó atrás ante este revés. Se investigó el hecho y se determinó que había tres policías y cuatro civiles sospechosos de haber robado la cocaína de los Tribunales de Golfito, por lo que se procedió a su detención con el fin de que se dictaran medidas cautelares.

La sorpresa fue mayúscula cuando la joven jueza interina Andrea Vargas Villalobos, ordenó la libertad de todos los sospechosos, el mismo día en que se vencía su nombramiento.

Se ha tratado  de justificar la actitud de la jueza en su juventud y su falta de experiencia. Consideramos que estas excusas ofenden a la inteligencia de la mayoría de los costarricenses, porque se supone que una persona que ostenta un título de licenciado en Derecho, debe tener el suficiente criterio para sustentar sus actos de manera lógica y, además se supone que el Poder Judicial prueba la capacidad de sus funcionarios antes de nombrarlos.

Podría ser que la joven jueza se hubiera visto expuesta a presiones contra ella o contra su familia, por parte de los propietarios de la droga, lo que vendría a probar que el deterioro en los últimos años en el sistema de seguridad costarricense ha sido mayúsculo. Podría ser también que haya recibido alguna retribución por su acto, lo que sería prueba irrefutable de que la corrupción ha penetrado al Poder Judicial hasta los tuétanos o bien que se trató de la falta de conocimiento de la jueza sobre materia legal, con lo que tendríamos que llegar a la conclusión de que en Costa Rica LA JUSTICIA NO SOLAMENE ES CIEGA, SINO TAMBIEN RETRASADA MENTAL.

El caso está en manos de la Inspección Judicial por lo que para aclararse tanta duda habrá que esperar que se resuleve.

Veamos ahora otro caso de la forma en que se administra Justicia en Costa Rica, cuando están involucradas las inversiones de compañías transnacionales, con base en el artículo escrito por José María Villalta.

Crónica de un tour empresarial por la mina Crucitas

El viernes pasado acompañé al diputado José Merino a la “inspección” que realizó la Sala Constitucional al proyecto de minería de oro a cielo abierto Las Crucitas en Cutris de San Carlos. Se supone que esta diligencia era para recoger pruebas que ayuden en el estudio de los recursos de amparo presentados contra dicho proyecto. De ahí que el diputado del Frente Amplio tuviera derecho a participar, por haber interpuesto uno de esos recursos en conjunto con FECON.

Mi primera conclusión de esta experiencia es que no hace falta ser científico o constitucionalista para darse cuenta de que la mina de oro no debe abrirse. Bastó con sufrir el paisaje dantesco de esos bosques exuberantes de riquísima e inigualable biodiversidad reducidos a escombros podridos, junto a otros todavía en pie pero a la espera del mismo destino. Para dar cabida a las fosas polvorientas de la minera. Tierra lastimada, quebradas aterradas, un olor a muerte que me hizo imaginar las historias sobre los campos de batalla de la primera guerra mundial. Aunque no encontramos los almendros caídos -al parecer la empresa se encargó de desaparecerlos muy bien- la verdad es que no entiendo qué más prueba necesitan los jueces de Costa Rica para entender que este modelo de producción es inviable, insustentable y nos lleva directo al despeñadero. Para mí fue suficiente y sobró.

Sin embargo, seguimos con la “inspección”. En la universidad me enseñaron que en las diligencias judiciales las partes deben tener la más estricta igualdad de derechos y que los jueces tienen la obligación de garantizar que dicha igualdad sea respetada y actuar con la más absoluta imparcialidad. Nada de esto ocurrió en Crucitas. Fue un proceso desigual, totalmente sesgado y parcializado a favor de la trasnacional minera.

En el primer punto de inspección los magistrados y los representantes de Industrias Infinito S.A. entraron en carro. Acto seguido la policía bloqueó la calle pública y prohibió el ingreso de los demás vehículos, obligando a las otras partes a caminar cerca de tres kilómetros para llegar al lugar. Diputadas y diputados, ecologistas, universitarios y sus abogados, algunos de avanzada edad y con problemas de salud, llegaron al lugar de la inspección a pie, jadeando bajo el sol inclemente, mientras los jueces y la trasnacional minera ya tenían varios minutos de conversar alegremente. Cuando reclamaron que ese trato era “injusto”, recibieron regaños del magistrado Mora y la aclaración: “A mi la empresa no me ha dado nada”. En realidad, nadie había preguntado tal cosa.

A estas alturas estaba claro que lejos de “inspección” eso era más bien un paseo guiado por la empresa. Así había sido decidido por la Sala desde que rechazó una petición de Unión Norte por la Vida para que don Alfredo Arias, campesino vecino de la mina, quién conoce la zona como la palma de su mano, participara proponiendo lugares para inspeccionar. Don Alfredo sabe bien lo que hay ahí y lo que se podría perder. Pero los magistrados lo rechazaron porque, en sus palabras, los sitios a visitar ya habían sido “predeterminados”.

Predeterminados por la trasnacional. Esto es como el que tiene un cadáver que huele feo en la cochera de su casa. Cuando invita gente ni loco los lleva a la cochera, no vaya a ser que lo descubran. Pues así ocurrió. Los magistrados vieron lo que la trasnacional minera quiso que vieran. Nada más. Los llevaron a ver una parte del bosque talado y una naciente de agua acondicionada por la empresa, pero nunca pusieron un pie en los bosques que van a ser arrasados ni en las muchas otras nacientes que serán enterradas. Aunque los recurrentes lo pedimos, esos pedidos fueron ignorados. ¿Cómo entonces van a saber el daño real que la mina ocasionará? Si nunca vieron las fuentes de agua o las especies en peligro de extinción que se perderán.

El colmo fue cuando la empresa los llevó a ver el “vivero” con el que, dicen, van reponer el daño que dejarán sus inmensos cráteres. Algunos expertos advirtieron que en los chinamos de la feria del agricultor de Coronado se encuentra más diversidad de especies forestales nativas que lo que ahí había. Por supuesto que para ver eso no hacía falta ir hasta la frontera con Nicaragua.

El trato para las personas recurrentes fue desigual e incluso irrespetuoso y humillante. En cada lugar los magistrados escuchaban atentos las explicaciones de los mineros –sí, las mismas de la mina Bellavista en Miramar- del tipo “nuestra tecnología de punta a nivel mundial” y “somos la mina más moderna de América Latina”, pero cada vez que los recurrentes querían hablar se les callaba y se les recordaba que “esto no es una audiencia”. Para nada importaba que lo que tuvieran que decir fuera importante. El biólogo Javier Baltodano, experto en botánica, pidió la palabra en varias ocasiones para señalar hechos concretos como que, ahí donde no veían nada, había un enterolobium schomburgui o guanacastequillo (árbol en peligro crítico de extinción) o para aclarar, contra lo dicho por los mineros, que el área talada representaba apenas un 30% del bosque que sería destruido. Pero lo callaron. Lo mismo le pasó a la Yamileth Astorga de la UCR quién exigió que le explicaran lo que en un sitio ya inspeccionado se había hablado, porque, nuevamente, no había podido estar presente a tiempo debido a que los guardas de la minera no dejaron entrar el carro en que viajaba. De forma despectiva el supremo magistrado le dijo “pregúntele a su amigo”. Cuando se le increpó por qué no aplicaba la misma medida a los personeros de la empresa, respondió, “es que yo no puedo impedirles que hablen”.

¿Y el Ministerio de Ambiente? Fue absolutamente imposible distinguir entre sus funcionarios y los empleados de la compañía minera. Estaban totalmente fusionados. Defendían a la trasnacional hasta cuando nadie se los pedía. Desde que empezó la “inspección” percibí una sombra que se encogía detrás de los representantes de la empresa, siempre agachada para que nadie le preguntara nada. Por fin logré reconocerla. Era el ministro.

Al final del día Edgardo Araya de UNOVIDA logró que los magistrados fueran a ver dos nidos de lapa verde ubicados en una propiedad que colinda con la mina –a pesar de que los expertos de la empresa afirman que “por ahí no hay lapas”- Mientras los campesinos de la zona señalaban los nidos a los magistrados, un empleado judicial se dejó decir, en medio de las risas de sus compañeros: “pero si esos son nidos de zopilote”. A ese tampoco lo callaron.

Reconozco, no sin vergüenza, que en ese momento empecé a delirar. Soñé que bajaban del cielo las lapas furibundas y les picoteaban la cabeza a los mineros y sus mercenarios. Todos los demás llorábamos de alegría. Un instante de redención para la vida en medio de tanta porquería. No pasó.

Esa es la segunda conclusión de este tour. La justicia y la defensa de nuestro futuro no caen del cielo.

Por eso dejo para el final de este relato la parte feliz de la historia. La gente luchando.

Jóvenes, estudiantes, campesinos, amas de casa, ecologistas, educadores, trabajadores, hombres y mujeres del campo y la ciudad, de toda la zona norte y el resto del país se tiraron a la calle a defender la vida con dignidad, alegría y determinación. Cada vez es mayor el nivel de conciencia de estas comunidades sobre la estafa de la minería y sus falsas promesas. La movilización de gente en contra del proyecto fue contundente y notoriamente mayoritaria. La empresa no logró movilizar a prácticamente nadie.

Todo indica que de muy poco están sirviendo los chantajes que juegan con el hambre de las personas. De muy poco está sirviendo la complicidad del Gobierno que descaradamente vincula servicios que pagamos todos y que históricamente han sido negados a estas comunidades con el apoyo a la minería. De nada les ha servido abrir oficinas del IMAS en la sede de la empresa, para que la gente crea que esta es quién los brinda.

Pero no es solo que la conciencia y la movilización de la gente de la zona norte sigue creciendo cada día. Lo más importante es que este movimiento iniciado hace ya 16 años por un grupo de luchadoras y luchadores que siguen todavía en pie finalmente ha logrado ganar la conciencia y llegar al corazón de una gran mayoría del pueblo de Costa Rica. Hoy por hoy una inmensa mayoría de nuestro pueblo rechaza la minería metálica a cielo abierto como opción de desarrollo y se opone al proyecto Crucitas.

Tan es así que hasta la candidata Chinchilla, la misma del Gobierno de la guerra contra la naturaleza que promovió y permitió este desastre ambiental y hasta lo declaró de “conveniencia nacional”, ahora pretende confundir a la opinión pública con su posición sobre este tema. Dice su vocero que Crucitas será “el último” proyecto que promoverán.

Como ya el pueblo no come cuento vamos a tomarles la palabra. En la Asamblea duerme el sueño de los justos desde 2005 un proyecto de ley que presentamos con el exdiputado Gerardo Vargas Leiva (PAC) para declarar a Costa Rica país libre de minería metálica a cielo abierto (expediente15.948) Aunque solo consta de dos artículos y está listo para votarse, lleva diez veces más tiempo en la Asamblea que el que los diputados tardaron en aprobar –sin leer- la ley del TLC que limitó el acceso a las fotocopias para estudiar. Desde la fracción del Frente Amplio estamos proponiendo que se conozca y se vote. Así veremos quién es quién. A ver si es cierto que ya no quieren más devastación de la naturaleza.

Hasta aquí esta crónica agridulce. A pesar de tanto irrespeto, tanta burla, tanta denegación de justicia, a pesar de tanta muerte, está la dignidad incomprable de un pueblo que se resiste a dejar sin país a nuestras nietas y nietos. Un pueblo que no va a permitir que siga la destrucción con o sin Sala IV. Ese es nuestro oro.

EL CONSEJO NACIONAL DE PRODUCCION DEBE SEGUIR

Cuando comenzó la crisis del sistema capitalista que aún vigente el gobierno anunció,que una de la formas de combatirla en Costa Rica, sería la de reactivar al Consejo Nacional de Producción. Ahora  salen con la noticia de que hay que cerrarlo porque está quebrado y se toma como pretexto para su desparición, los actos de corrupción de la condonación de deudas a millonarios, que los mismos gobernantes propiciaron.

Es conveniente recordar que el Consejo Nacional de Producción,no ha sido siempre el tugurio que se levanta en las cercanías de la avenida diez. El CNP no solamente es propietario de estas instalaciones tugurescas. Tiene muchos terrenos y bodegas abandonados a lo largo del país, los cuales perfectamente pueden ser habilitados para cumplir con los objetivos para los que fue creada la institución.

El neoliberalismo y el CNP

Antes que el neoliberalismo llegara al poder en el país y se encargara de destruir sistemáticamente las instituciones de bien social, el Consejo Nacional de Producción cumplía un papel preponderante en la economía costarricense. Era el intermediario entre los agricultores y los consumidores, garantizándoles precios justos a ambas partes. Todavía recordamos los estancos del Consejo Nacional de Producción, donde los  artículos básicos estaban al alcance del pueblo y no en manos de transnacionales como sucede ahora Luego que don Eduardo Lizano y compañía tuvieron la idea de que los productos agrícolas podían conseguirse más baratos en el exterior (por ejemplo en los Estados Unidos que subvenciona a sus agricultores), el CNP perdió su razón de ser y se dejó al dios mercado que regulara los precios de los productos básicos ( en este momento solo el arroz tiene precios fijados). Esta política ha demostrado ser nefasta en otros países, porque además de hacer desaparecer a los agricultores, crea una dependencia alimentaria sumamente peligrosa..

Por ejemplo, para México esta idea neoliberal funcionó muy bien hasta que a George W. Bush se le ocurrió que el maíz podía ser usado para fabricar etanol. Entonces el dios mercado aplicó la ley de oferta y demanda y los mexicanos tuvieron que pagar cinco veces más por el maíz que consumían. Ya no lo pudieron producirlo internamente porque el dios mercado había logrado desaparecer a los agricultores del maíz, a pesar de que habían sobrevivido desde el Imprerio Azteca.

Este ejemplo deberíamos estudiarlo en Costa Rica, aunque por algo se dice que nadie experimenta en cabeza ajena.

El Fideicomiso de Reconversión Productiva:

Si algo ha distinguido a los neoliberales del país,ha sido la facultad de trasladar las funciones de las entidades pùblicas a los empresarios privados, pero dejar los esqueletos de esas instituciones. Esto lógicamente con el fin de poder colocar a sus amigos y colaboradores de campaña en Juntas Directivas y en otras ubres políticas. Veamos el ejemplo del INCOFER. Costa Rica pasó once años sin tren, sin embargo, el INCOFER nunca dejó de funcionar, manteniendo una Junta Directiva y un grupo de funcionarios que signifcaban una erogación anual cercana al millón y medio de dólares.

Para poder seguir justificando la existencia del Consejo Nacional de Producción, de su Junta Directiva, de su Presidencia y su Gerencia, los gobernantes crearon el Fideicomiso de Reconversión Productiva.

Estos fondos serían administrados por el Banco Nacional de Costa Rica,entidad que desembolsaría de acuerdo con las instrucciones que le giraran las autoridades del CNP y llevaría los registros conta bles. La misión del CNP sería la de fiscalizar el uso de los recursos en la siembra de productos no tradicionales.
El resultado no pudo ser más desastroso. El CNP mantuvo la contabilidad del fideicomiso, creando una duplicación de funciones, con el agravante que los datos de ambas contabilidades nunca cerraron y descuidó, por negiligencia o conveniencia de algunos, la labor de fiscalización de los préstamos. El resultado fue el desvío de recursos para actividades agrícolas tradicionales y en otros casos el robo de los mismos, valiéndose de asociaciones fantasmas de supuestos agricultores.

Para cerrar con broche de oro, cuando los recursos iban a ser trasladados por ley a la Banca de Desarrollo, la cual dicho sea de paso no desarrolla nada, se hizo un óleo de préstamos sin estudio alguno para trasladar a la Banca de Desarrollo únicamente pagarés sin valor.

El cierre del Consejo Nacional de Producción:

Como resultado de esta serie de desaciertos, y latrocinios el Consejo Nacional de Producción se encuentra quebrado y el gobierno de Arias, olvidándose de lo que dijo hace pocos meses, ahora da como única  solución su cierre, para dejar en manos de los grandes latifundistas e importadores la fijación de los precios de los productos básicos. Además se le hará el favor a las grandes potencias de tener un mercado para colocar sus excedentes agrícolas subvencionados.

Sin embargo, consideramos que el Consejo Nacional de Producción no debe desaparecer. Es uno de los pilares fundamentales para una Costa Rica solidaria. Es cierto, no podrá funcionar mientras que esté en manos de los que  no creen en él y que solamente lo usarán para apoderarse de sus recursos y poner a ineptos y ladrones a dirigirlo.Si estuviera en manos de gobernantes honestos y con conciencia social el Consejo Nacional de Producción funcionaría perfectamente.

Es hora de que el pueblo se levante y recupere sus instituciones. Todavía estamos a tiempo. Otra Costa Rica es posible.

LUIS PAULINO VARGAS OPINA SOBRE CANDIDATOS DE FRENTE AMPLIO

En lo personal, no conozco a todas las personas que son pre-candidatas del Frente Amplio a una diputación por la provincia de San José. Desde luego, me es imposible opinar respecto de aquellas personas a quienes no conozco. Tan solo puedo hacerlo respecto de quienes si tengo algún –más o menos grande según el caso- conocimiento.
 
Daré algunas ideas, así desde afuera, como uno de los miembros del FA que no participará en la elección respectiva. Lo haré en relación con cuatro personas a quienes conozco. A los demás pre-candidatos y pre-candidatas les ruego me disculpen si no los menciono, pero ello se debe a que no les conozco o, en el mejor de los casos, les conozco solo superficialmente.
 EVA CARAZO
Conozco a Eva Carazo desde su lucha al comando del movimiento estudiantil durante las jornadas del Combo ICE y luego la re-encontré muchas veces, lo mismo en la calle –cuando nos manifestábamos contra el TLC- que en tantas otras actividades, incluyendo foros, mesas redondas, conferencias. Recientemente la re-encontré como representante de MAOCO dentro del grupo de organizaciones sociales que redactó y propuso las 10 medidas contra la crisis, a lo cual brindé una pequeña colaboración como especialista y académico. Es una muchacha de ideas claras, de gran constancia en su trabajo y compromiso, con singular capacidad de diálogo, dotada de notables virtudes para el ejercicio de un liderazgo democrático.
 JOSE MARIA VILLALTA
A José María Villalta lo conocí cuando llegó –invitado por nuestra común amiga la Dra. Silvia Rodríguez Cervantes- al grupo Pensamiento Solidario. Creo que este grupo nuestro brindó importantes contribuciones a la comprensión en profundidad y el debate fundamentado sobre el TLC. Y junto a gente más viejita que él –todas las demás personas integrantes del grupo le llevamos sus añitos a José María- él supo ganarse un sitio propio, de muchísimo respeto conforme correspondía a sus ideas claras y la sensatez de sus propuestas. Pasados los años me he re-encontrado con él en los más variados contextos tan solo para ratificar lo que ya conocí en Pensamiento Solidario: es un abogado brillante y un luchador incansable.
 JOSE RAFAEL QUESADA
A José Rafael Quesada lo conocí hace como un año y medio o cosa así, cuando me invitó a ser panelista en una mesa redonda en la UNA, en la cual participábamos el líder humanista argentino Guillermo Sullings, el decano de Ciencias Sociales de la UNA, mi respetado colega Henry Mora, y este servidor. De ahí en adelante he tenido una comunicación regular con José Rafael. De él puedo afirmar esencialmente una cosa: se trata de un hombre de ideas claras, sólidas, coherentes; tanto en lo programático como en lo filosófico nos ofrece una propuesta que por muchas razones resulta sumamente enriquecedora. Con José Rafael se gana en ideas, lo cual para mí también es importante. Dicho de otra forma: no solo la militancia es importante, porque la pelea no se da solamente en la calle. La pelea es también una pelea de ideas y por la palabra. En general, me ha parecido que en el FA esto último tiende a ser olvidado.
 
ABELARDO ARAYA

Pero –con todo el cariño e inmenso respeto que tengo por Eva, José María y José Rafael- quiero hablar esencialmente de una persona: Abelardo Araya. El caso es que a él lo conozco mejor que a cualquier otro candidato, además de que nos une una relación personal de amistad, de ahí que quiera destacar de forma especial su nombre.
 
Conocí a Abelardo –así como de pasada- con motivo del Primer Encuentro gay-lésbico-bisexual-trangénero que tuvo lugar allá por los finales de octubre de 1998 (algo que, desde luego, por aquella época no trascendió a la prensa). Luego el se fue para Ecuador donde permaneció varios años en lo que sin duda resultó para Abelardo un proceso de maduración, tanto personal como política. A su regreso a Costa Rica fundó –entre otros compañeros, junto a nuestro muy recordado Juan Carlos Paniagua- el Movimiento Diversidad. Algún tiempo después yo me uní a este grupo y en ese contexto logré, más allá de mis modestos aportes el grupo, conocer a fondo al Abelardo-persona tanto como al Abelardo-dirigente.
 
El espacio reivindicativo en el cual Abelardo se ha movido resulta especialmente difícil, porque es un terreno minado por el oscurantismo, los prejuicios más feroces y el odio más recalcitrante. Así es, tristemente, esta sociedad patriarcal y así son las visiones que ciertos sectores dominantes dentro de las instituciones religiosas transmiten y continuamente refuerzan. Se habla de la sexualidad y de la identidad de género como un juego de polaridades mecánicas: o usted es hombre heterosexual o es mujer heterosexual, y todo cuanto no calce en este patrón es perseguido, maltratado, excluido. Por cuestión de espacio, no entraré aquí a discutir esas ideas, por completo insostenibles.
 
En el mejor de los casos esta es una realidad sistemáticamente negada, confinada a la oscuridad subterránea. En el peor es motivo de violentísima persecución. Y esa violencia lo mismo es ejercida oficialmente –por la policía o como política de gobierno, tal cual se hizo en la primera administración Arias- que aplicada en sitios de trabajo, de reunión, de estudio, en iglesias, en media calle…Incluyendo el asesinato (a lo largo de los años ha habido muchos –docenas- de asesinatos de odio motivados por razones homofóbicas, tan solo que el odio y el prejuicio son tan arraigados que incluso niegan e invisibilizan la verdadera naturaleza de tales crímenes).
 
Bueno, es del caso que este terreno sembrado de obstáculos Abelardo ha abierto brecha como seguramente nunca en la historia de Costa Rica lo había hecho ningún otro dirigente del movimiento gay-lésbico-bisexual-transgénero. Ha habido algunos otros dirigentes distinguidos (uno de ellos –Marco Castillo, a quien respeto y admiro muchísimo- se postula hoy como precandidato a diputado en el PAC). Son poquitos y poquitas ya que, sin duda, atreverse a visibilizarse en este terreno muchas veces significa un suicidio político, laboral y profesional. Pero nadie como Abelardo le ha dado visibilidad a lo que permanecía soterrado bajo toneladas de prejuicio. Nadie como él ha obligado a que la sociedad costarricense tenga que admitir que, en efecto, existe un grupo de gente –una minoría que probablemente oscile entre un 10 y 15% de la población- a la que se le ha condenado a ser ciudadanos de tercera clase.
 
Gente a la que se le prohíbe expresar públicamente su afectividad. Gente a la que se le obliga a llevar una doble vida. Gente forzada a ocultar lo que es. Gente a la que, en caso de no lograr ocultar eso que es, se le maltrata y discrimina, lo mismo en su trabajo, que en las aulas o los sitios de reunión o en media calle. Gente que al formar una pareja, y con ello una familia, se le niega que la suya sea ni una pareja ni una familia legítima. Gente a la que se le discrimina incluso a la hora de recibir atención médica o en los programas de salud preventiva. Pero que se le discrimina, también, si se trata de ocupar un puesto político.
 
Es una historia de odio y persecución que lleva siglos. También en Costa Rica. Los nuevos tiempos marcan puntos de ruptura en todo esto. Y la pequeñísima ruptura que está teniendo lugar en Costa Rica ha sido claramente liderada por Abelardo Araya. Creo que no es exagerado afirmar que Abelardo ha marcado diferencias fundamentales, y que su presencia  y trabajo marca un antes y un después en la evolución de estos movimientos de la diversidad sexual en Costa Rica. Dicho de otra forma: la historia del movimiento gay-lésbico-bisexual-transgénero en Costa Rica tiene en Abelardo Araya a su dirigente más constante, más corajudo, más importante. En todo esto, Abelardo ha marcado una diferencia.
 
Y, cosa notable, con el liderazgo de Abelardo, la expresión reivindicativa que se ha manifestado a través del trabajo del Movimiento Diversidad, se ha politizado en sentido amplio y en el mejor sentido del término. Porque Diversidad también ha participado en grandes debates nacionales, siempre desde una posición de izquierda. Así se hizo con motivo del TLC y por ello también la bandera multicolor ha estado también en la calle en los primeros de mayo.
 
Poco –muy poquito- se ha dicho de Abelardo Araya en este foro. Yo, que soy su compañero de luchas en el Movimiento Diversidad y su amigo personal, he creído necesario tratar de llenar ese vacío que, me parece, no le hace justicia a un hombre que ha sacrificado todo –con una convicción infinita y un coraje inagotable- a una lucha que se da en condiciones terriblemente desventajosas.
 
Con todo respeto
 
Luis Paulino Vargas Solís

NOTA: Hemos querido por medio de las transcripciones de artículos de militantes del Frente Amplio, dar a conocer al menos en parte, los méritos de las personas que aspiran a una diputación por ese partido político, el cual se ha distinguido por su participación democrática en la elección de los puestos populares.

No nos hemos ocupado de los candidatos de Liberación Nacional o de la Unidad Social Cristiana, porque parece que en estos partidos el principal requisito para ocupar estos puestos es haber sido y ser un lameculos de los Arias o de Calderón Fournier