COOPEMEX, CRONICA DE UN FRAUDE ANUNCIADO

En nuestro país ya es hora de llamar las cosas por su nombre, al ladrón, llámale así, ladrón

Lamentablemente, el tiempo nos dio la razón en el caso de COOPEMEX, aunque hubiéramos preferido equivocarnos. El día de ayer la Superintendencia General de Entidades Financieras intervino la cooperativa por una serie de irregularidades que supuestamente existen en la misma, las cuales, como se puede corroborar en los comentarios  de las dos entradas sobre esa entidad cooperativa, que hemos publicado ya habían sido denunciadas por asociados y funcionarios de la cooperativa. En una de las entradas se denuncian sistemas dudosos de cobro seguidos por COOPEMEX y otro en el que se le da derecho de respuesta al licenciado Maynor Sandoval, Gerente de la Cooperativa.

Así como le dimos la oportunidad a don Maynor de defenderse , tratamos de convertirnos en un medio por el que asociados y empleados de la cooperativa pudieran canalizar la desconfianza que sentían hacia la administración de la misma. Lamentablemente, de todas las irregularidades descubiertas por la Superintendencia General de Entidades Financieras, solamente una no había sido denunciada en este medio alternativo de comunicación. La venta de algunos de los locales de las oficinas a personas allegadas a la administración de la cooperativa, financiadas con fondos de la misma.

Los cargos que se hacen por parte de la Superintendencia no son por mala administración. Son por actos delictivos. El hecho de falsificar la información financiera, ocultando parte de la cartera de crédito, por el estado lamentable en que se encontraba, el pagarse dietas anticipadas tanto el Consejo de Administración como los otros comités de la cooperativa, constituyen delitos y los ladrones tienen que estar en solamente un lugar, la cárcel.

Desde hacer varios años, las ratas cooperativas no actuaban, por lo que creíamos que para bien de los movimientos sociales eran una especie extinta y que sus últimos asaltos habían sido los del Banco Cooperativo Costarricense, el cual quedó en la más absoluta impunidad y posteriormente el  del Grupo Fedecrédito, por el que su Gerente fue condenado a 9 años de prisión y el resto de los involucrados a penas ridículas. Pero, lamentablemente estos abominables roedores con otros nombres y apellidos, se habían apoderado de COOPEMEX.

Cualquier fraude financiero es despreciable, pero más el que se hace contra las Cooperativas de Ahorro y Crédito, no solo porque desacreditan el movimiento, sino porque los asociados son generalmente personas de escasos recursos. Por eso nuestra lucha será a partir de ahora para que estos delitos no queden impunes. Los responsables de haber llevado a COOPEMEX  a la quiebra y a cerca de ochenta mil ahorrantes a la desesperación, deben pagar en la cárcel y con penas ejemplarizantes los delitos que cometieron. Debe de decretarse por el momento prisión preventiva contra ellos para evitar que huyan el país.

Debido a que conocemos la pasividad de la Superintendencia General de Entidades Financieras en estos casos, instamos a los perjudicados a apersonarse ante la Fiscalía de Delitos Económicos e interponer la denuncia por estafa y usos de balances falsos tanto contra el Gerente como contra los miembros del Consejo de Administración y los diferentes Comités de la Cooperativa.

Instamos al público en general a tener calma. Según ha manifestado el Superintendente General de Entidades Financieras, esto es un caso aislado, por tanto no deben precipitarse y retirar sus ahorros de otras cooperativas, porque desencadenarían el conocido efecto dominó, lo que podría provocar la caída de otras entidades y más pérdidas para los ahorrantes.

También debe investigarse si la Superintendencia General de Entidades Financieras actuó con la debida diligencia en este caso, porque la gran mayoría de estas irregularidades eran conocidas desde hace mucho tiempo. Por tanto la entidad supervisora debe de dar cuenta a los ahorrantes sobre su accionar en este caso.

Nos solidarizamos con los afectados, los cuales serán los más perjudicados en este fraude anunciado, el cual era un secreto a voces desde hace varios meses.

Anuncios