COSTA RICA, ENTRE LOS GRITOS Y LA PAZ

Una reflexión sobre la paz en Costa Rica y los gritos de un ciudadano a Oscar Arias, presidente de la República y Premio Nóbel de la Paz.Por José Luis AmadorAntropólogo social.1. Un llamado al Señor Presidente.En días pasados, mientras el Presidente de la República inauguraba un encuentro internacional de alcaldes, un ciudadano de apellido Villalobos alzó su voz y lanzó varios gritos al Nóbel de la Paz, señor Oscar Arias. No creo para nada que este sea un hecho aislado. Todo lo contrario. El grito de este ciudadano expresa el sentimiento de un amplio sector de costarricenses que hasta ahora ha sido invisibilizado por la prensa. No al TLC, no a la privatización del ICE, no a la privatización de las medicinas, fueron algunas de las palabras que pudo expresar este ciudadano, antes de que lo sacaran los agentes de seguridad. Pienso que detrás de este episodio, hay un fenómeno más complejo, que se resumen en el ocultamiento de la voluntad de una parte importante de la sociedad y en la existencia de un clima de confrontación y No paz que no se soluciona con ignorar el pensamiento del otro. Sobre este aspecto es que quiero llamar la atención.Ha dicho la prensa que este ciudadano padece algún grado de inestabilidad. No sé si este dato sea correcto. El hecho es que todos, en este país, estamos viviendo un momento de gran estrés social y personal. Tras más de 15 años de asedio neoliberal sobre las instituciones del Estado, sabemos de trabajadores que han experimentado procesos personales de desajuste. Ocurre que lo que para el tecnócrata no es más que un pequeño cambio en la gráfica de su laptop, en la práctica social constituye un vendaval que golpea la vida de miles de ciudadanos. En ocasiones estos procesos pasan inadvertidos porque se manifiestan en el mundo privado de los individuos y ni siquiera las personas que los están viviendo se dan cuenta de la causa de sus desajustes. No puedo olvidar la vez que hablando de los años que llevan los trabajadores del ICE enfrentando la agresión neoliberal, un compañero decía apesadumbrado “solo quisiera despertarme un día y que esto ya no sea cierto”. Pero son casi 20 años y el asedio no termina. No me extraña entonces saber que un profesional en psicología afirma que a su consulta privada llega mucha gente del ICE solicitando apoyo. Lo mismo podría estar ocurriendo en otros sectores sociales donde los ciudadanos son agredidos, cuando no atrapados por la desazón, la incertidumbre y la manipulación de los medios. Y sin embargo, a pesar de los millones de colones que han gastado en propaganda y manipulación, grandes sectores de la población siguen sin creer en el TLC, encabezados por maestros, intelectuales, estudiantes, artistas, sindicalistas, empresarios, gente de las iglesias, etc. En la acera de enfrente las cosas no son distintas. Existen personas pobres que creen buenamente que el TLC les va a solucionar la vida y están desesperadas porque perciben al país estancado. Se les ha hecho creer que solo cuatro gatos se oponen al TLC, y sienten verdadero malestar en su contra. Pero hay más que eso, sienten malestar en su vida, porque el país entero está acumulando malestar, sin mencionar el efecto que de por sí producen el alto costo de la vida, la inseguridad, el estrés urbano, la desconfianza en los políticos y la pérdida de credibilidad en los medios. Ejemplos como estos se pueden extrapolar a otros sectores de la sociedad. Productores que saldrían beneficiados con el TLC, y a quienes se les ha hecho creer que esta es la única forma posible de negociación de un tratado. Para ellos quienes se oponen al TLC, se oponen al futuro. Esa es su honesta lectura de la situación. Importadores que han hecho de esa actividad su modo de vida y poco les importa el deterioro del aparato productivo del país. Grandes ganadores del Tratado que hace mucho abdicaron del proyecto país y han descubierto que no hay mejor patria que sus negocios y un apartamento en Miami. Estos últimos están perdiendo dinero, están perdiendo opciones de negocios, están perdiendo prestigio. y están perdiendo la paciencia, la ecuanimidad y la mesura. “Hasta me quisieron dar un golpe de Estado”, aseguró el expresidente Pacheco.En medio de todos quedan los que se quejan de la confusión. “¡Es que no entiendo! No me están diciendo toda la verdad. Unos me dicen que el TLC es bueno y otros me dicen que es malo y no sé qué pensar”. ¿Cuántas veces hemos oído expresiones como esta? Millones de colones invertidos en propaganda que no informa, que no explica el contenido del TLC
2. Costa Rica: un país de NO paz.Momentos difíciles ciertamente. Eso es lo que todos estamos viviendo. Pero la inestabilidad y la zozobra pueden ser causa de violencia y polarización. Estoy convencido de que a veces, los seres humanos estamos inmersos en procesos sociales de los que no nos damos cuenta. Vivimos sus efectos devastadores como si fueran situaciones personales, y seguimos adelante, acumulando conflictividad social, hasta que es demasiado tarde. Eso es lo que se llama perder la paz. ¡No nos asustemos entonces por un grito! Pueden haber más.Yo creo que todos los costarricenses sentimos en el corazón que la paz se ha venido perdiendo. No se necesita disparar un arma para abrir fuego. Pero lo realmente delicado de todo esto es que hace rato el Premio Nóbel está al volante de esta Maquinaria de NO PAZ. Porque un sistema social diseñado para ocultar, acallar y doblegar el pensamiento de un amplio sector de la población que aglutina maestros, profesores, intelectuales, trabajadores, artistas, no es una maquinaria de Paz. Mucho menos cuando se llega incluso a sugerir la eliminación de las personas, como ocurre en el reciente artículo de un señor que plantea que son “costarricenses” únicamente los que están con el TLC, y los que están en contra del TLC no son costarricenses. Es más son “un estorbo”, “un peligro”, hay que expatriarlos, barrerlos, y esto es un “imperativo biológico”. ¿En verdad es esta Costa Rica? ¿Es esta la ética en que se fundamenta su visión de mundo y de sociedad?¿Qué hacer entonces? ¿Cuál puede ser el camino a seguir? ¿Dejar que pasen sobre el cadáver de la Patria? ¿Dejar que destruyan irreversiblemente el modelo de país solidario que forjaron nuestros abuelos? ¿Cómo hacer para que comprendan que el diálogo muro, el diálogo de estatua de granito, el no-diálogo que están practicando en la Asamblea Legislativa a propósito del TLC, es anti-costarricense? Que no sirve, que no lleva a ninguna parte, que no ofrece una salida de paz. Como han dicho ya algunos, la coyuntura que estamos viviendo exige un verdadero y oportuno “Acuerdo Nacional”. O hacemos un alto en el camino y construimos una Nueva Patria, pensada para que todos quepan: los empresarios y sus negocios, al lado de los sectores sociales y la esperanza, o se acaba para siempre la Costa Rica de paz que nos heredaron nuestros abuelos. Pero eso significa humildad y sabiduría. Por eso es que hay gritos, Señor Presidente. Por eso es que hay voces que se elevan y le llaman. Porque este es el tiempo de clamar. Hoy es el día de tañer la campana y el cencerro del pastor. Este es el tiempo en que los profetas salen del desierto con ojos desorbitados, a llamar a los gobernantes y gritarles con bíblica voz, que hasta las bestias del campo saben cuándo devolverse. Los mercaderes, que no logran ver más allá de sus monedas, les llaman locos y siguen con sus tratados y sus negocios. Pero ellos siguen clamando porque saben que después puede ser demasiado tarde. Señor presidente, premio Nóbel de la Paz.. No se extrañe entonces de los gritos. Porque la Patria está en peligro. La paz está en peligro. Y alguien tiene que advertirlo!2. El gran reto nacional y la responsabilidad de Oscar Arias.El reto que tiene Oscar Arias en sus manos, es más grande esta vez que hace 20 años, porque no es la paz del vecino la que está en juego. Es la paz de su propia patria. Hoy, el actor clave no es Daniel Ortega, ni es Ronald Reagan como en aquel entonces. Hoy el actor clave podría ser el propio Oscar Arias. ¿Por qué? Porque Oscar Arias no puede hablar de diálogo sin someterse a un cambio. No puede hablar de paz sin beber su propia fórmula de hace 20 años. Sin aceptar el diálogo, en el sentido dialéctico y autotransformador. O cambiamos con el diálogo o se acaba la paz. O nos oímos mutuamente o nos destruimos.El argumento que han querido imponer, de que hay que firmar el Tratado así como está, porque no hay otra alternativa y nada se puede cambiar, es el argumento lógico y simplista de quienes planearon el TLC. Hace 20 años Oscar Arias y sus asesores propusieron el Plan de Paz para Centroamérica, y rompieron en pedazos la lógica establecida, la lógica sensata y única, la lógica de la prensa, la lógica de Washington. No siguieron el libreto, rompieron el libreto. Por supuesto que no hubo aplausos del periódico la Nación. Todo lo contrario. Pero ese era el camino. Nadar contra corriente no fue fácil y eso le valió, con justa razón, un Premio Nóbel a Oscar Arias.Hoy, al igual que ayer, la solución al acertijo político que vive el país es cortar el nudo gordiano por la mitad. El TLC es inaceptable. Hoy, como hace 20 años, la solución no está en la página de lo establecido que nos han puesto a firmar. La solución está fuera de la página. El tratado debe negociarse otra vez. Esa es la respuesta. Claro que es un camino duro, señor Arias. Claro que hará falta, como hace 20 años, una buena dosis de realidad y hasta de poesía. Pero aquí poesía no son palabras bonitas, poesía es energía creadora, como poesía fueron los hombres de la Segunda República, tomando lo mejor de su época y aplicándolo a la realidad social de este país, incluyendo logros y aportes del derrotado movimiento calderocomunista, eso es poesía. Poesía es un salto hacia lo posible, es un salto hacia la historia. No un salto a los brazos del BID o del FMI, no una genuflexión a las transnacionales. Es un salto a la esperanza. Hoy POESÍA sería encontrar esa fórmula político-económica que deje espacios razonables de operación al capital, pero proteja a los sectores vulnerables y preserve el modelo costarricense de sociedad con solidaridad y no exclusión que hemos venido construyendo históricamente y que este TLC viene a desmantelar, por más cosméticos y agendas complementarias. ¿Cómo hacerlo don Oscar? ¿Cuál es esa fórmula? Es un gran reto ciertamente, pero usted quería asumir la conducción de este país y para eso cuenta con “mil gentes” pensando… ¿O será que esta vez no hará otra cosa que cumplir con el “script”? Piénselo don Oscar y escuche los gritos… Hay gente que no viene de sus tiendas pero quiere buenamente y por la vía costarricense, abrir caminos de entendimiento y compromiso hacia el futuro. Sectores patrióticos que no creen que todo esté escrito en piedra, “como las tablas de Moisés”. No don Oscar, no cerremos la puerta de la historia, no convierta la paloma de la paz en una quebradiza figura de porcelana. Déjela volar por los cielos de la Patria…Mientras tanto don Oscar, estaremos aquí, un día sí y otro también, en los puestos de trabajo, en los laboratorios, en las aulas, en el surco, en los buses, en las calles, gritando como aquel ciudadano: no queremos ese tlc, no queremos ese país vulnerado, no con nuestra anuencia. Y si usted no oye este grito multitudinario es porque la prensa nos acalla, es porque sus policías no nos dejan, es porque no quiere oír.Pero la situación es esa. Por eso hay gritos, por eso no hay paz, Señor Presidente. Por eso se miran descoloridos y de medio lado, su toga y su birrete. Por eso debe usted revisar el rumbo. urgentemente.

EL PECADO DE ANDREA MORALES

El Diario Extra del 21 de julio de 2006 informa en primera página que “Diputada posó en revista erótica”.El artículo se refiere a la joven diputada Andrea Morales, diputada el Partido Acción Ciudadana, quien posó en una foto en el salón de Beneméritos de la Patria para la revista SOHO.

Cuando se modificó el Código Electoral, para dar una participación porcentual a la mujer en puestos elegibles, se hizo con el fin de dignificarla, no para que sirvieran para dar publicidad gratuita a vendedores de carne humana, como es el caso de esta revista de capital colombiano, razón por la cual aunque no compartimos el gesto de la diputada Morales, no la juzgamos porque todo se puede haber debido a su falta de malicia o a la malignidad excesiva de quienes tomaron su imagen para promocionar otro folletín semi pornográfico de los que pululan en el país,.

Sin embargo, lo que si nos causa indignación, son las poses farisaicas tomadas por algunos diputados y diputadas de otras fracciones quienes en forma farisaica se han rasgado sus vestiduras ante la actitud de Andrea Morales. A quienes la combaten, no les damos autoridad moral alguna para juzgarla porque todo se trata de la politiquería más asquerosa. Tal vez esta joven cometió un error en tomarse esa foto (que de pornográfica no tiene nada) en el Salón de Beneméritos de la Patria, pero de eso a decir que su acto desprestigió a la Asamblea Legislativa, hay mucha tela que cortar.

Queremos decir a los diputadas y diputados moralistas que no son estas actitudes las que denigran la Asamblea Legislativa, sino otras como el receso que se recetaron apenas comenzando su gestión y la venta que han pretenden hacer un grupo de ellos de las conquistas logradas para el pueblo, por muchos de los beneméritos de la patria cuya foto aparece en ese salón. Lo más grave es que muchos de esos vendedores, llegaron al Poder mancillando la misma bandera que una vez enarbolaron esos beneméritos ciudadanos. Denigra más al país de que varios de los diputados que hoy ocupan curules, se hicieran más millonarios de lo ya son, haciendo sucias maniobras bursátiles con los bonos de la deuda política. Afrenta también al Poder Legislativo, que un diputado haya pedido diez asesores solamente para él.

Entre una de las diputadas que rasgaron sus vestiduras se encuentra la jefa de la fracción parlamentaria de Liberación Nacional doña Mayi Antillón. Ya que doña Mayi está tan preocupada por este tipo de actitudes sería bueno que investigara las declaraciones dadas hace pocos meses por la señora LYNDA DIAZ, esposa de GARRY AUSTIN quien afirmó que cuando aún era modelo, un ex presidente conocido como DUMBO, le había ofrecido tres mil dólares por mantener relaciones sexuales con él. Tal vez el error de la diputada Morales fue no haber hecho su sesión fotográfica en el Salón de Ex presidentes, donde se encuentra la foto del enigmático DUMBO, quien seguramente se hubiera deleitado ante tal sesión fotográfica.

En su descargo, la diputada Morales afirmó que las críticas hacia su persona lo que demuestran es que el país está lleno de mojigatos e hipócritas, criterio que compartimos en su totalidad. Que otra puede haber sino el más sucio afán politiquero, tras las declaraciones dadas contra la diputada del PAC. Por qué, si están tan interesados en la moral del pueblo de Costa Rica, de una vez por todas no investigan el oscuro caso de los clientes de SINAÍ MONGE. Por qué no demuestran que en Costa Rica en realidad si se persigue a los pedófilos, aunque estos sean futbolistas, empleados judiciales o miembros de los supremos poderes. Por qué no investigan y nos revelan a todos los costarricenses la identidad del enigmático DUMBO?

Pero la mojigatería de que habla Andrea Morales no es nada nuevo. En estos días se cumplen noventa años del nacimiento de la escritora costarricense YOLANDA OREAMUNO, quien murió en México en brazos de EUNICE ODIO. A estas dos mujeres no solo las hermanaba su pasión por el arte, sino la incomprensión de la sociedad costarricense de ese entonces, quienes las condenó al exilio y la pobreza por ser superiores a la gran mayoría de la sociedad de su tiempo.
Años después se hicieron homenajes a esas dos escritoras e incluso en los jardines del Teatro Nacional se levantó un busto en memoria de EUNICE ODIO. Cada vez que pasamos por ese lugar y observamos ese monumento vienen a mi memoria las siguientes palabras de Mateo 23:
Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Construyen sepulcros para los profetas y adornan los monumentos de los justos. Y dicen: ‘Si hubiéramos vivido nosotros en los días de nuestros antepasados, no habríamos sido cómplices de ellos para derramar la sangre de los profetas.’ Pero así quedan implicados ustedes al declararse descendientes de los que asesinaron a los profetas.
Completen de una vez por todas lo que sus antepasados comenzaron!

LA CORRUPCIÓN DEL GOBIERNO DE PACHECO

En un artículo pasado nos comprometimos a probar la corrupción del gobierno de Abel Pacheco, lo que inhibe, según nuestro criterio, al ex presidente costarricense, de ser candidato al Premio Nobel de la Paz.

EL MINISTERIO DE SEGURIDAD PÚBLICA:
En este caso primeramente debemos reconocer que nos equivocamos con respecto a Rogelio Ramos Martínez. Cuando fue electo el presidente Pacheco, fuimos de los primeros en abogar porque Ramos se mantuviera en el puesto de Ministro de Seguridad Pública, ya que su gestión durante el gobierno Rodríguez Echeverría, había sido exitosa. Sin embargo, en don Rogelio se cumplió aquel refrán que dice: “ El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Ya la prensa se ha encargado de enterarnos de la compra de las patrullas rumanas, las cuales resultaron verdadera chatarra, botándose así millones de colones destinados a la seguridad de todos los costarricenses. Duele escuchar las declaraciones del ex ministro Ramos, diciendo que fue la Contraloría General de la República quien los obligó a adquirir esa clase de basura. Lo que pasó en ese caso fue que el cartel original para la compra de estos vehículos era demasiado restrictivo, ya que existía una cláusula que obligaba a que la empresa oferente tuviera al menos veinte años de experiencia en el mercado. Entonces, ante una apelación presentada la Contraloría ordenó abrir el cartel en ese aspecto. Pero, de suavizar un poco la experiencia exigida a recibir chatarra de una empresa desconocida y que hoy ya ha quebrado hay un mundo de diferencia. Además. Por qué se ocultó ante la opinión pública durante cinco años esta desastrosa compra? Por qué se persiguió con tanta saña a Eliseo Vargas por la adquisición del equipo médico español, si el propio Ministro de Seguridad tenía techo de vidrio?

Luego viene el asunto del Arsenal Nacional. Este estuvo durante todo el tiempo en que fue Ministro don Rogelio Ramos al mando de KAROLIKI. Este mentado señor fue acusado públicamente por Diario Extra de infringir torturas a su subalternos, cosa que nunca fue aclarada por Ramos, quien se limitó a decir que se iba a abrir una investigación. Lo grave es que aparentemente el Arsenal Nacional fue usado como armería gratuita para varios instructores privados de tiro, quienes no sólo se llevaron las municiones, sino también las armas. Sería por eso que KAROLIKI trataba tan mal a sus subalternos.? Sería que estaba aplicando la Ley del Silencio que fue tan común durante el gobierno de Pacheco?

Para cerrar con broche de oro tenemos el caso de las Comisarías Fantasmas. En varios casos se desembolsaron hasta dieciocho millones de colones para construir comisarían en las que ni siquiera se abrieron las zanjas para chorrear las bases, a pesar de que se recibieron y se pagaron en su totalidad. En este caso parece que el chivo expiatorio va a ser una ingeniera del Ministerio de Seguridad Pública. Esto nos deja muchas dudas. En nuestro país siempre ha sido costumbre que los mandatarios inauguren y pongan placas hasta cuando construyen un servicio sanitario. En este caso nos parece muy extraño que el máximo jerarca del Ministerio no se preocupara por ver como avanzaban las obras para haberlas inaugurado en su gestión de gobierno, sobre todo si se trataba de un gobierno ayuno de logros como el de Pacheco.

LAS PLAZAS FANTASMAS:
Nos indica el Diario La Nación del 26 de junio del presente año, lo siguiente:
“A solo un mes y tres semanas de haber dejado el cargo que ocupó durante seis años, el ex ministro de Seguridad Rogelio Ramos ha tenido que salir a dar explicaciones por varios casos polémicos.
Primero fueron las 700 plazas policiales que durante su gestión estuvieron ocupadas, de manera ilegal, por empleados administrativos. Le siguió el pago del riesgo policial, también ilegal, a muchos de esos funcionarios.
Ahora se conoce que 46 patrullas rumanas compradas en el 2001 resultaron desechables por defectos desde su entrega.”
Esperamos que don Rogelio haya sido franco en sus declaraciones y que estas plazas se ocuparon con empleados administrativos y que no hemos vuelto a caer en una práctica que ya creíamos desterrada, la de convertir la planilla del Ministerio de Seguridad Pública en un verdadero puterío, ya que se nombraban como policías a las amantes de Ministros, Viceministros, Diputados y otros parásitos de la Administración Pública.
LA FACTURA DE SINART:
Don Abel ha dicho siempre a su favor que él nunca ha tocado un centavo que no fuera suyo. Sin embargo, nos han informado que durante su gobierno, cuando el Sistema Nacional de Radio y Televisión Cultural, se convirtió en una sociedad anónima de capital público se aprovechó la ocasión para liquidar como incobrable una cuenta por cobrar a nombre de ABEL PACHECO por más de tres millones de colones. Creemos que este rumor debe ser explicado tanto por don Abel como por el SINART, porque robar no es solamente tomar lo que no es de uno, sino también no pagar lo que se debe.