El lado oscuro de la Fuerza Roja

En los últimos días, ha salido a la luz pública el tremendo negocio que se ha montado en relación con los permisos que se le dieron a los porteadores, los cuales quedaron en poder de unos pocos, que lucran inmisericordemente con ellos.
Sin embargo, existen una serie grande de irregularidades con las placas de los taxis formales y que nadie hace nada por resolver, aunque algunas ya han sido denunciadas.
Venta del Placas:
Algunos de los beneficiarios originales, anuncian la venta de placas, con todo y el vehículo incluido. Algunos las compran sin darse cuenta que son un servicio público que no puede ser traspasado por lo que el comprador es estafado. En el momento en que tenga que hacer alguna gestión con su placa supuestamente comprada, se dará cuenta que depende en todo del concesionario original.
Alquiler por medio de cuotas:
Las concesiones de placas fueron dadas para que las trabajen las personas que recibieron la concesión y no para que lucren con el trabajo de otro. Sin embargo, esto no es así. En el mejor de los casos, lo trabajan un turno y el resto de la jornada la alquilan a cambio de una cuota que puede variar entre los doce mil y veinte mil colones diarios, más combustible y lavado del taxi. En diciembre, si el concesionario de la placa es buena gente, le regala uno o dos días de cuota a su empleado por concepto de aguinaldo. Si no , pues lo le da absolutamente nada.
Esta forma de trabajar es completamente ilegal. El Ministerio de Trabajo tiene establecido el salario mínimo para chofer de taxi, por tanto si el concesionario debe contratar a alguien que le maneje el taxi debe ser como empleado y no con el sistema de cuotas que no está contemplado en ley alguna. Lógicamente el contratarle como empleado, incluye que le pague las cuotas de la seguridad social, lo que nunca se hace. Por eso usted encontrará choferes de taxi de avanzada edad, que tendrán que trabajar hasta que mueran porque no tienen derecho a pensión alguna.
Las tristemente célebres cuotas tienen como ventaja para el dueño de la concesión, que siempre va a obtener utilidades, aunque quien realmente trabaja el taxi, al final de la jornada se quede con sumas ridículas para subsistir o tenga incluso que pedir prestado el monto de la cuota para pagarlo a su patrón, ya que si no lo hace lo dejan sin trabajar al día siguiente.
Por eso, causa indignación ver a más de un taxista formal quejándose contra los piratas. Muchos son concesionarios de placa que a veces ni siquiera han tocado un taxi en su vida pero que reciben diariamente hasta cuarenta mil colones por unidad, por no hacer absolutamente nada. Mientras, los que realmente realizaron el trabajo, se van hundiendo cada día más en la miseria, gracias a le explotación de los concesionarios.
Quiere alguien investigar este asunto?

ALERTA CON EL BANCO POPULAR

Gente del Banco Popular está llamando ofreciendo su ayuda para arreglar saldos de la cartera que recibió de COOPEMEX. Nos han informado que hay operaciones que ya fueron pagadas o que están prescritas y que los sinverguenzas de COOPEMEX le dieron como pago al Banco Popular. Vamos a investigar estas denuncias. Por ahora le advertimos. No llegue a arreglos directos con esta gente, no le están ayudando, lo están haciendo pagar lo que no tiene que pagar. No concurra al Banco Popular si no es acompañado de un abogado de su confianza.

COMO SE ROBARON LA CAJA

En la comparecencia que tuvo ante la Asamblea Legislativa, Iván Guardia alto funcionario de la Caja Costarricense de Seguro Social, quien en este momento aspira al puesto de Gerente Financiero de esa institución quedó al descubierto, una de las maniobras llevadas a cabo por los diferentes gobiernos, para desmantelar la Caja.

Quedó también claro que existió complacencia, para no llamarlo complicidad, de los altos funcionarios de la Caja para prestarse a estas maniobras.

En 1995, el entonces Presidente de la República, José María Figueres, decidió desmantelar todo el sistema preventivo de salud que mantenía el Ministerio de Salud, para dejar este como órgano rector. ( forma poética del gobierno para describir un cascarón vacío que solo gastos produce). Al tomar esa medida lo  lógico hubiera sido despedir a todos los funcionarios que ocupaban plazas en las Unidades Sanitarias  con cargo al presupuesto nacional y que la Caja se hiciera cargo de los costos de la salud preventiva, con los famosos EBAIS, a partir de ese momento.

Pero, en vez de proceder a esto, que era lo transparente y legal, se creó el plan maquiavélico de que los salarios y cargas sociales de estos empleados, los pagara la Caja Costarricense de Seguro Social y se registraran como una Cuenta por Cobrar al gobierno. De esta forma el gobierno no tenía que desembolsar las liquidaciones de esos empleados y sus salarios serían cubiertos de ahí en adelante por todos los asegurados.

Estas cuentas se fueron acumulando desde 1995 hasta la fecha y se calcula que por  solo este concepto el Gobierno debería a la Caja una suma aproximada de ochenta mil millones de colones, más otras partidas como el 0,25 que debe de proveer el Estado a la Seguridad Social, atención a extranjeros e indigentes y las propias cuotas patronales del estado, e incluso cuotas obreras que no ha trasladado, lo que por lo que un patrón común y corriente sería acusado del delito de retención indebida.

Según relató Guardia, al ser interpelado por José María Villalta, diputado del Partido Frente Amplio, y citado por el semanario Universidad “ Guardia se defendió relatando su participación en las negociaciones que se hicieron con el gobierno para saldar la deuda por el traspaso de la atención primaria, y donde se llegó a conciliar un total de cuarenta y ocho mil millones a pagar por el gobierno, sin embargo el departamento jurídico del Ministerio de Hacienda dijo que no había obligación legal de pagar y no se pagó”. Que fácil verdad?

Causa indignación oír estas declaraciones de un funcionario de la Caja. En primer lugar, los funcionarios y directivos de la Caja que se encontraban en 1995, cómo aceptaron hacerse cargo de gastos que no eran de la institución?

Y si lo hicieron cómo no se garantizaron de una forma segura de que el Estado pagaría?

Además uno se pregunta, qué gestiones ha hecho la dirigencia de la Caja en los estrados judiciales para recuperar esa deuda? Porque el criterio de la Asesoría Jurídica del Ministerio de Hacienda, no puede tomarse en cuenta para no cobrar la deuda por ser juez y parte en el asunto. Eso es como si un  banco preguntara al abogado de uno de sus deudores, si éste debiera pagar su deuda. La respuesta sería obvia.

Por más que Guardia trate de sacudirse de su responsabilidad si la tiene. Porque lo que se hizo de 1995 hasta aquí, fue disfrazar un gasto, registrando las planillas de estos centros de atención primaria como una cuenta por cobrar al gobierno a sabiendas de que no se pagaría. Además,  hasta donde tenemos entendido, esta cuenta por cobrar sigue apareciendo en los estados financieros de la Caja. Por tanto, se podría uno preguntar, hasta donde las cifras con que se están tomando decisiones sobre el futuro de la Caja son fiables?

Por tanto, podemos concluir que la crisis de la Caja no es de ahora. Se fue gestando a través de los años y son muchos los responsables. Mientras la institución se hacía cargo de gastos que no eran suyos, por falta de fondos, no se compraba equipo y se enviaba a los asegurados a ser atendidos en centros privados, pagando sumas astronómicas, que sirvieron para convertir estos centros en grandes clínicas privadas.

Y todo esto ha sido culpa de los directivos, presidentes ejecutivos y gerentes que han ocupado estos puestos en las últimas décadas, que con su cobardía y complicidad han contribuido a este descalabro. A ellos podríamos hacerles la misma pregunta que le hizo el diputado Villalta a Iván Guardia.

Como funcionarios de la Caja sirvieron los intereses de la Institución o los intereses del Poder Ejecutivo?

COMO SE ROBARON LA CAJA

En la comparecencia que tuvo ante la Asamblea Legislativa, Iván Guardia alto funcionario de la Caja Costarricense de Seguro Social, quien en este momento aspira al puesto de Gerente Financiero de esa institución quedó al descubierto, una de las maniobras llevadas a cabo por los diferentes gobiernos, para desmantelar la Caja.

Quedó también claro que existió complacencia, para no llamarlo complicidad, de los altos funcionarios de la Caja para prestarse a estas maniobras.

En 1995, el entonces Presidente de la República, José María Figueres, decidió desmantelar todo el sistema preventivo de salud que mantenía el Ministerio de Salud, para dejar este como órgano rector. ( forma poética del gobierno para describir un cascarón vacío que solo gastos produce). Al tomar esa medida lo  lógico hubiera sido despedir a todos los funcionarios que ocupaban plazas en las Unidades Sanitarias  con cargo al presupuesto nacional y que la Caja se hiciera cargo de los costos de la salud preventiva, con los famosos EBAIS, a partir de ese momento.

Pero, en vez de proceder a esto, que era lo transparente y legal, se creó el plan maquiavélico de que los salarios y cargas sociales de estos empleados, los pagara la Caja Costarricense de Seguro Social y se registraran como una Cuenta por Cobrar al gobierno. De esta forma el gobierno no tenía que desembolsar las liquidaciones de esos empleados y sus salarios serían cubiertos de ahí en adelante por todos los asegurados.

Estas cuentas se fueron acumulando desde 1995 hasta la fecha y se calcula que por  solo este concepto el Gobierno debería a la Caja una suma aproximada de ochenta mil millones de colones, más otras partidas como el 0,25 que debe de proveer el Estado a la Seguridad Social, atención a extranjeros e indigentes y las propias cuotas patronales del estado, e incluso cuotas obreras que no ha trasladado, lo que por lo que un patrón común y corriente sería acusado del delito de retención indebida.

Según relató Guardia, al ser interpelado por José María Villalta, diputado del Partido Frente Amplio, y citado por el semanario Universidad “ Guardia se defendió relatando su participación en las negociaciones que se hicieron con el gobierno para saldar la deuda por el traspaso de la atención primaria, y donde se llegó a conciliar un total de cuarenta y ocho mil millones a pagar por el gobierno, sin embargo el departamento jurídico del Ministerio de Hacienda dijo que no había obligación legal de pagar y no se pagó”. Que fácil verdad?

Causa indignación oír estas declaraciones de un funcionario de la Caja. En primer lugar, los funcionarios y directivos de la Caja que se encontraban en 1995, cómo aceptaron hacerse cargo de gastos que no eran de la institución?

Y si lo hicieron cómo no se garantizaron de una forma segura de que el Estado pagaría?

Además uno se pregunta, qué gestiones ha hecho la dirigencia de la Caja en los estrados judiciales para recuperar esa deuda? Porque el criterio de la Asesoría Jurídica del Ministerio de Hacienda, no puede tomarse en cuenta para no cobrar la deuda por ser juez y parte en el asunto. Eso es como si un  banco preguntara al abogado de uno de sus deudores, si éste debiera pagar su deuda. La respuesta sería obvia.

Por más que Guardia trate de sacudirse de su responsabilidad si la tiene. Porque lo que se hizo de 1995 hasta aquí, fue disfrazar un gasto, registrando las planillas de estos centros de atención primaria como una cuenta por cobrar al gobierno a sabiendas de que no se pagaría. Además,  hasta donde tenemos entendido, esta cuenta por cobrar sigue apareciendo en los estados financieros de la Caja. Por tanto, se podría uno preguntar, hasta donde las cifras con que se están tomando decisiones sobre el futuro de la Caja son fiables?

Por tanto, podemos concluir que la crisis de la Caja no es de ahora. Se fue gestando a través de los años y son muchos los responsables. Mientras la institución se hacía cargo de gastos que no eran suyos, por falta de fondos, no se compraba equipo y se enviaba a los asegurados a ser atendidos en centros privados, pagando sumas astronómicas, que sirvieron para convertir estos centros en grandes clínicas privadas.

Y todo esto ha sido culpa de los directivos, presidentes ejecutivos y gerentes que han ocupado estos puestos en las últimas décadas, que con su cobardía y complicidad han contribuido a este descalabro. A ellos podríamos hacerles la misma pregunta que le hizo el diputado Villalta a Iván Guardia.

Como funcionarios de la Caja sirvieron los intereses de la Institución o los intereses del Poder Ejecutivo?

MENSAJEROS PROTESTAN POR ALTOS PAGOS PARA PODER CIRCULAR

Esta semana el país se ha visto sacudido por una serie de protestas, generadas por actos corruptos de los poderes de la República y  por el alza desmedida que sufrieron los derechos de circulación, así como por la huelga de anestesistas de la Caja Costarricense de Seguro Social.

El caso de los mensajeros:

Los mensajeros que son quienes más usan la motocicleta para ganarse la vida, se reunieron en el centro de la capital, para manifestar su descontento, porque según ellos indican, en algunos casos, después del alza desmedida del marchamo, en algunos casos, vale tanto la moto como lo que tendrán que pagar por derechos de circulación, por solamente un año.

Antes de entrar a discutir este tema a fondo, debemos de recordar que  el marchamo está compuesto por varios rubros. Uno de ellos es el pago del impuesto al ruedo,( el cual supuestamente se usa para mantenimiento de carreteras, pero nadie sabe qué se hace) y otro rubro importante es el SOA ( seguro obligatorio de automóviles). Este seguro, busca proteger a las víctimas de accidentes de tránsito en caso de lesiones o muerte y es administrado por el Instituto Nacional de Seguros. Los beneficios de esta póliza mucha gente no los conoce y por consiguiente, no se aprovecha de ellos. Por ejemplo, si un peatón muere atropellado, su familia tiene derecho a una indemnización por esa muerte, sin tener que acudir a los tribunales y sin tener que renunciar posteriormente al chofer irresponsable. La póliza pertenece a los seguros solidarios administrados por el Instituto Nacional de Seguros.

Las causas del alza según Constenla:

Al ser entrevistado por varios medios, el señor Guillermo Constenla, Presidente Ejecutivo del INS, manifestó que el alza se debía a que el seguro no estaba dando para cubrir los desembolsos y por tanto, si no se subía la prima del mismo, prefería cerrarlo. Lo más importante que dijo fue que él no estaba dispuesto a subir las primas de otros seguros, para subvencionar este, porque eso lo sacaría de mercado y sus clientes se pasarían a la competencia.

Las verdaderas causas del alza:

Estos son los primeros resultados del  Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. Por ejemplo, los seguros solidarios anteriormente, podían cobrar un poco menos, porque otros seguros los subsidiaban. Al firmarse el odioso TLC, en primer lugar, el país en una renuncia a su soberanía se comprometió a que no podían existir subsidios. (Esos se quedan para los agricultores de los Estados Unidos). Entonces si el INS decidiera subsidiar el SOA, podría ser acusado por alguna de las otras aseguradoras privadas. Además, esto implicaría que al subir las primas de los otros seguros el dios mercado, haría que el INS, pierda muchos clientes, lo que lo podría poner en una situación tan calamitosa como la de la Caja.

Otra de las causas que puede haber provocado el alza de gastos de este seguro solidario, es la privatización solapada que ha venido haciendo el INS de los servicios de asistencia médica. Anteriormente, el INS tenía su propia clínica donde atendía a sus pacientes. Ahora tiene convenios con las grandes clínicas privadas del país. Dicen que para bajar costos, pero hasta el momento el INS no ha dado a conocer números que lo demuestren. Más bien parece que se trata de un subsidio disfrazado, para hacer crecer los grandes negocios de los mercaderes del dolor ajeno.

Por tanto, el problema que hoy viven los motociclistas se debe principalmente a los resultados de la economía de libre mercado. Por eso es que muchas veces duele oír a personas humildes expresándose mal contra entidades como el INS, la Caja y el ICE y sobre todo alabando los “grandes servicios”, que brindan las compañías transnacionales. Cegados por la propaganda sistemática, que han venido haciendo algunos medios de comunicación, a  favor de un régimen neoliberal que hoy se cae a pedazos y que ha traído más miseria y explotación a la humanidad, creen que estos servicios son para toda la gente.

No se han dado cuenta que el día que desaparezca la Caja, tendrán que morirse en las aceras como perros, porque en las clínicas privadas nadie los va a atender, a menos que lleguen con un fajo de billetes o su tarjeta platinum?

No se dan cuenta que el sueño de los secuaces de Carlos Slim en Costa Rica es ver desaparecer al ICE, para luego poner tarifas astronómicas a los servicios de telefonía móvil?

Estamos de acuerdo en que hay servicios estatales que no funcionan bien. Pero desparecerlos no es la solución. Tampoco lo es la que dio en la Caja la “Floja e Inepta”, que llevó a puestos gerenciales a personas que han contribuido durante años al desmoronamiento económico de esta institución, en vez de haberlos hecho pagar como se debe por sus actos.

La única solución es echar de esas instituciones a sus enemigos y que sean verdaderamente manejadas por el pueblo, en beneficio de los más desposeídos. Posteriormente debería venir un juicio popular contra todos aquellos que han causado la ruina en que hoy vive el país.

Por ahora, les sugerimos a los mensajeros motociclistas que la próxima manifestación la hagan frente a la casa de Oscar Arias. Si él no ha cumplido con la promesa demagógica de cambiarles sus motos por BMW si le aprobaban el TLC, por lo menos que pague de su bolsa los derechos de circulación que ahora deben de cubrir los humildes mensajeros.

EL SUCIO NEGOCIO DE INDUSTRIAS INFINITO

“Lo que hace falta es empacar mucha moneda, vender el alma y rifar el corazón, tirar la poca decencia que te queda, plata, mucha plata y plata otra vez.” (Discépolo)

Escribe don Leopoldo Barrionuevo, argentino de nacimiento pero que convive con nosotros hace casi medio siglo, sobre el cambio que ha sufrido, Costa Rica, la llamada Suiza Centroamericana y como se ha ido desbarrancando en el abismo de la ambición del capitalismo más salvaje.

Este artículo publicado por don Leopoldo,  en el Diario La República, no puede ser más cierto y cobra especial relevancia, con el caso de Industrias Infinito, cuando se armó un tremendo escándalo a nivel de Poder Judicial, por haberse filtrado el borrador de fallo de la sentencia del juicio que mantiene un grupo de ambientalistas contra la minería a cielo abierto.

Pero el caso no es aislado y la corrupción, el amor al dinero sobre todas las cosas, ha venido corrompiendo a cada uno de los poderes de la República, de una manera tan grave, que en este momento ya no creemos en ellos. Todo esto ha sido orquestado por el mismo grupo de interés económico, que parece ser omnipresente en la economía, en los poderes de la República, en el Tribunal Supremo de Elecciones, en el periódico que usted lee, en algunos proyectos turísticos  y en la cerveza que se toma.

Este nefasto grupo necesitaba  primeramente asegurarse el poder, de una forma que el Presidente de la República impulsara sus planes. Para ello acudieron a la megalomanía de Oscar Arias Sánchez. Pero, la reforma a la constitución gestada en el gobierno de Trejos Fernández, que impedía la reelección presidencial, era un obstáculo a sus planes, por lo que presentaron su caso ante la Sala Constitucional. El asunto les falló, porque según dice en uno de sus libros don Guido Sáenz, al final de cuentas uno de los magistrados les falló con su voto. Don Guido después se retractó de lo escrito, alegando que todo se había tratado de un recurso literario, pero ya la verdad había salido a la luz pública y con el perdón de don Guido, el cuento de la licencia literaria no nos lo creemos.

Posteriormente, aprovechando que había habido un relevo de magistrados en la Sala Constitucional, se presentó otro recurso el cual esta vez, para desgracia del país y oprobio del Poder Judicial esta vez si tuvo éxito.

En unas elecciones ampliamente cuestionadas, Arias le ganó el pulso final por un porcentaje mínimo a Ottón Solís, pero  para todo lo que seguía  el gobierno liberacionista contaba con la ayuda del Partido Unidad Social Cristiana, o lo que quedaba de él, el Movimiento Libertario y el diputado “cristiano”, los cuales siempre han sido un felpudo en los planes del gobierno.

Luego vino el  referendo por el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, por medio del cual se entregó la telefonía y los seguros a la empresa privada, sueño del grupo económico que ha desprestigiado el país. Se puede decir que la sede de la campaña del grupo a favor del TLC fue la embajada de los Estados Unidos, la intervención en los asuntos internos del embajador de entonces fue descarada, mancillando totalmente la soberanía del país. Ante la denuncia hecha al Tribunal Supremo de Elecciones, su presidente, fiel émulo de Pilatos, se lavó las manos y le pasó el caso al Ministerio de Relaciones Exteriores, el cual, como era de esperarse, también se lavó las manos. Los próceres Mora y Cañas deben haberse revuelto en sus tumbas.

Luego viene el caso de Industrias Infinito. Costa Rica que se presenta en otros países como un país ecológico, declaró este proyecto de minería a cielo abierto, como de Interés Público, por medio de Oscar Arias Sánchez. De inmediato se ve el contubernio existente entre el gobierno y esta empresa canadiense. Apenas el decreto sale publicado, los tractores y otra maquinaria de la empresa, se dedican a destruir el bosque para la construcción de la mina. Resulta altamente sospechoso, la perfecta sincronización decreto y la acción de la empresa, lo que demuestra la total sumisión  del gobierno ante la transnacional canadiense.

Pero los ambientalistas no se quedaron de brazos cruzados. De inmediato comenzaron las protestas, las cuales eran sistemáticamente desacreditadas por el periódico propiedad de don Popo y otros medios periodísticos costarricenses. También la empresa Industrias Infinito comenzó una agresiva campaña publicitaria, por varios medios, hasta pantallas en los buses, donde hacía ver que sólo bendiciones y ventajas traería al país.

Los ambientalistas también recurrieron a los tribunales y en un fallo sin precedentes, el Tribunal Contencioso Administrativo, después de más de dos meses de debate, echó abajo el proyecto considerando la forma irregular en que se había tramitado.

Lógicamente el fallo fue impugnado por los afectados ante la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia ya que tenían todo el derecho de hacerlo. Lo que resulta inconcebible es que el borrador del fallo, de acuerdo con lo informado por el periódico digital El País, haya sido entregado al abogado constitucionalista  y asesor de Oscar Arias Sánchez, Rubén Hernández Valle, quien  tiene un Poder Especial de Industrias Infinito. También el abogado William Méndez Garita, ex vocero de esta firma transnacional, manifestó que fue testigo de una reunión donde el magistrado suplente MOISES FACHLER, entregó un sobre con tres copias, del borrador del fallo. FACHLER ha sido Tesorero del Partido Liberación Nacional y uno de los representantes del poder económico judío en Costa Rica.

Casi de inmediato fuerzas misteriosas trataron de embarrar al magistrado Román Solís, indicando que fue él quien lo sustrajo, pero para dárselo a los ambientalistas. El magistrado Solís Zelaya, se ha defendido de esta afirmación, la cual ha calificado como bastarda.

En este momento FACHLER se encuentra imputado ante la Fiscalía por la sustracción del borrador de la sentencia y la empresa Industrias Infinito sigue amenazando al país con demandarlo ante Tribunales Internacionales, lo cual no debe inmutarnos porque ya MILLICOM, lo hizo, ya que en su primer gobierno Oscar Arias Sánchez, le había entregado en forma ilegal, la telefonía celular.

Consideramos que esta es la última oportunidad que tiene la Corte Suprema de Justicia de salvar su credibilidad. Si no se investiga a fondo y se castiga en forma ejemplarizante al Magistrado o Letrado que sustrajo ese documento, se hundirá en el más completo desprestigio y ya estaremos seguros que en Costa Rica, la justicia no solamente es ciega sino también una ramera de la peor calaña.

Lo que más cólera causa, es que todo el desprestigio de los Supremos Poderes en Costa Rica, se ha debido a la desmesurada ambición de un grupo de millonarios, cuya ansia insaciable de dinero, los ha llevado a prostituir todo el Estado democrático que cada cuatro años ellos dicen defender y la mentira de país ecológico que se vende para que los ingenuos turistas vengan al país.

Para más información sobre este negociado inmoral, recomendamos visitar este enlance

http://www.aler.org/produccioninformativa/index.php/csv/3847-costa-rica-el-turbio-negocio-de-industrias-infinito-s-a-va-quedando-al-descubierto

 

NO QUEREMOS NI A CLARO NI A MOVISTAR

Durante la última semana, ha surgido un movimiento, con el fin de sabotear la operación de las transnacionales CLARO (América Móvil) y MOVISTAR (Telefónica de España). El boicot consiste en que quienes operamos con el Instituto Costarricense de Electricidad no atendamos llamadas provenientes de esas dos operadoras.
A simple vista la medida pareciera ilógica. Ambas operadoras pagaron en conjunto una suma que supera los ciento cuarenta y cuatro millones de dólares por hacer uso por quince años de frecuencias en Costa Rica. Este dinero, será usado en el desarrollo de la telecomunicación en el país por lo que todo parece muy bien. Antes de analizar el problema a fondo, es conveniente llamar la atención sobre el dinero de Claro y Movistar. Si los costarricenses no le seguimos la pista a cada centavo, pronto desaparecerá de la faz de la tierra, para caer en las bolsas de unos cuantos, como pasó con la donación taiwanesa para erradicar el problema de tugurios en la zona marginal de Pavas. El dinero se gastó, no se construyó una sola solución de vivienda y el ministro de ese entonces Fernando Zumbado, nunca tuvo que dar cuenta de lo que hizo.
Vamos a analizar ahora por qué no podemos estar de acuerdo con el ingreso en el mercado costarricense de CLARO Y MOVISTAR.
UN PROBLEMA DE SOBERANÍA:
Cuando estaba por aprobarse el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, la intromisión de las autoridades norteamericanas en asuntos internos costarricenses, fue evidente, así como la sumisión de nuestros gobernantes. Se dice que la privatización de los seguros y de las telecomunicaciones no había sido incluida en el Tratado por el gobierno de Abel Pacheco, por lo que el entonces, Representante de Comercio de los Estados Unidos Robert B. Zoellick, entró al despacho del presidente Pacheco y golpeó su escritorio exigiendo que esto fuera incluido. Pacheco, con su forma de gobierno que lo caracterizó, simplemente no hizo nada, pero en el gobierno inconstitucional de Oscar Arias, el asunto se consumó.
Que los Estados Unidos nos vean como una colonia, no tiene nada nuevo. Esa ha sido su actitud desde que alcanzaron la independencia del Reino Unido. Robaron territorio de otros estados hasta que se saciaron y en otros casos, pusieron y quitaron sátrapas como mejor servía a sus intereses. Pero la actitud entreguista, mezquina, arrastrada, cobarde y sucia de los gobernantes costarricenses no puede tener perdón. En un país, donde su pueblo tenga sangre en las venas, personas de esta calaña debieron haber sido juzgados y fusilados, y no premiados con penas simbólicas como hicieron nuestros Tribunales para terminar de desprestigiarse.
Pero, como no todos los costarricenses somos así, algunos consideramos que la presencia de CLARO Y MOVISTAR en nuestro suelo es una afrenta a nuestra soberanía. Si la mayoría de los costarricenses, en un proceso electoral limpio y libre de presiones, hubiera decido que debían operar aquí estaríamos de acuerdo, pero la forma en que lo lograron es lo que nos impulsa a oponernos a ellos a cualquier precio.

LAS HIENAS DE LA MISERIA.
Durante la década de los noventa, como resultado de las teorías de los Chicago Boys, se determinó que el Estado era ineficiente y que todas las empresas estatales debían ser privatizadas. Los gobernantes corruptos abundaban en Latinoamérica. Por ejemplo, los Salinas en México y Alberto Fujimori en Perú. De esto se valieron estas dos empresas, para comprar empresas estatales de telefonía a precios ridículos y en el caso de Slim, levantar su imperio económico. En España, la incursión de Telefónica (empresa que no quieren ni los propios españoles), fue considerada como la nueva conquista española. En Costa Rica, entonces presidente Rodríguez preparó todo para la venta de las telecomunicaciones al mejor postor, el cual no necesariamente sería el que pagara más al gobierno, sino el que le diera a él y sus amigos las mejores comisiones. El pueblo, pudo parar este negocio en las calles.

TIGRE SUELTO CONTRA BURRO AMARRADO.
Para que el negocio fuera interesante para las transnacionales, era necesario desprestigiar y debilitar al Instituto Costarricense de Electricidad. Para eso se valieron de varias armas, entre ellas efectuar el inmoral negociado con la empresa ALCATEL. Con esto Rodríguez y otros enemigos del ICE, no solo lo desprestigiaban, porque ha sido el servicio telefónico más malo que hemos conocido, sino que también, como luego se probó en los tribunales, adquirieron una buena tajada del negocio para ellos.
La Autoridad Reguladora de Servicios Públicos, también hizo su parte, hace más de seis años tiene congeladas las tarifas de telefonía móvil para el ICE, pero todo parece augurar que muy pronto subirán, porque ya ahora se verían beneficiados los operarios privados.

ORO POR CUENTAS DE VIDRIO.
Ya las nuevas operadoras han comenzado a funcionar. Están haciendo grandes ofertas que solo tienen como fin debilitar a la competencia. Lamentablemente, si usted busca en Internet, las palabras CLARO ESTAFA Y MOVISTAR ESTAFA, encontrará la triste realidad del expolio que han hecho estas transnacionales a estos pueblos hermanos. Además, su cobertura es pésima. A usted le pueden ofrecer un celular a mitad de precio o hasta regalado, que tal vez le sirva para hablar con los vecinos de su barrio.
Claro, el objetivo que persiguen en debilitar al ICE, para lo que no dudamos que serán ayudados por el gobierno y los enemigos internos que tiene esta institución.
Piense que si el ICE llega a desaparecer o bien deja de ser el operador dominante, ellos tendrán abiertas las puertas, para hacer con usted lo que les de la gana, igual que han hecho en Perú, México y España.
En este caso no espere que las autoridades costarricenses le van a defender. Ya han demostrado su ineptitud, corrupción y entreguismo en el caso del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, la carretera a Caldera y el muelle granelero de Caldera, entre otros.
Usted tome la decisión que mejor le parezca de acuerdo con su conciencia. Por nuestra parte, MOVISTAR Y CLARO, no existen en nuestro país y nos abstendremos de hacer y recibir llamadas que provengan de esas operadoras. Nuestras instituciones y nuestro país están primero.