NADA CON EL PAC MIENTRAS ESTÉ ALBERTO CAÑAS

Yo no soy nada legalista, a mi hace meses me venia oliendo mal ese señor, con un tufo a Hugo Chávez que traspasa las fronteras, fíjese las cosas que hizo,  desobedecerle a la Corte de Justicia, se pasó por el rabo la Constitución”, aseguró el presidente del principal partido de oposición de Costa Rica. (Referencia al golpe de estado contra el presidente hondureño Manuel Zelaya.)

Debemos aclarar que estas declaraciones no son del presidente de un partido Neonazi sino del Presidente del Partido Acción Ciudadana, partido que supuestamente es de ideología social demócrata, aunque luego del referendo, ha tratado de quedar bien con Dios y con el Diablo.

A don Alberto siempre le hemos tenido respeto, por sus cualidades como escritor y como periodista, pero después de estas declaraciones, dadas al diario digital El País, nos da la impresión de que sus mejores años ya pasaron.

Igual que un boxeador cuando no se retira a tiempo, termina rodando por la lona para que otros suban a costa de su prestigio y un futbolista, cuando  no reconoce que sus cualidades han menguado, termina inscrito en equipos de tercera categoría, viendo los partidos desde las gradas, así pasa con los políticos. Cuando no saben retirarse a tiempo terminan diciendo incoherencias que solo dañan a su partido.

En sus desafortunadas declaraciones don Alberto Cañas la emprende contra Zelaya por su amistad con los gobernantes de izquierda de América Latina. Parece que en sus regresiones mentales, el señor volvió a 1948, cuando a su partido de entonces, no le bastó con masacrar a dirigentes sindicales y comunistas en el Codo del Diablo, desterrar a los principales dirigentes y mantener proscrito el partido durante más de veinte años al Partido Comunista y a cualquier cosa que se le pareciera. Debemos aclarar que esta posición tal vez hubiera sido justificable si solamente hubiera sido el Partido Vanguardia Popular, el que desconoció las elecciones de 1948, pero debemos de recordar que la mayoría de  quienes no las reconocieron fueron miembros del Partido Republicano Nacional, a quienes se les dio un trato muy diferente. Ya en 1962, el máximo dirigente de ese partido el Dr. Rafael Angel Calderón Guardia fue nuevamente candidato a la presidencia y pocos años después en conjunto con el partido Liberación Nacional se repartieron las Juntas Directivas de las instituciones autónomas sin que el señor Cañas dijera una sola palabra.

Pero el hepático ataque del escritor Alberto Cañas no termina ahí. Demostrando un completo desconocimiento de la realidad internacional la emprende contra el presidente Chávez de Venezuela, quien afirma que está en el poder por un fraude espantoso. No sabrá o no querrá recordar el señor Cañas que el Presidente Chávez, es el presidente latinoamericano que mas elecciones ha ganado y que todas ellas han sido supervisadas por funcionarios  de la Organización de Estados Americanos, sin que se le haya podido imputar fraude alguno. Lástima que el candidato de su partido Ottón Solís, no pueda decir lo mismo que Chávez porque más bien el pobre Solís ya se ha ido acostumbrando a la derrota, Ya lleva dos a su haber y gracias a partidarios como el señor Cañas estamos seguros de que pronto enfrentará la tercera.

Luego continuando su serie de incoherencias, el decrépito Presidente del PAC, llama a dar golpes de Estado en Nicaragua y Venezuela, aunque  dice que no sabe quien lo hará, Da  la impresión de que está implorando a los gringos, para que vuelvan como en la década de los setentas y los ochentas a montar asesinos o a efectuar desembarcos cuando el gobernante de turno no era su más fiel acólito.

La justificación que hace Cañas del golpe de estado en Honduras, porque su presidente se pasó la Constitución por el rabo, nos lleva a meditar sobre un hecho. En Costa Rica no solo el actual presidente, sino cinco magistrados de la Sala Constitucional también se la pasaron por el rabo con tal de lograr la elección de Arias, Sin embargo, e n ese momento no se oyó la tonante voz de Cañas pidiendo que se diera un golpe de Estado en nuestro país. Será que la salsa que es buena para el ganso no lo es para la gansa, o que a don Alberto y sus partidarios les faltaron cojones para meterse en un lío de ese tipo?

Con estas declaraciones del Presidente del PAC, aunque luego traten de ser acicaladas o desmentidas queda muy clara una cosa. En ese partido no tienen cabida las ideas de izquierda, ni nada que se le parezca. Entonces consideramos una pérdida de tiempo que los partidos de izquierda que apoyaron el NO al TLC, anden buscando alianzas con partidos como el Partido Acción Ciudadana. Deben dedicar el tiempo a fortalecer las estructuras para alcanzar el mayor número de diputados y dejar al PAC con todo y su presidente, que se hundan en su tercera derrota electoral el próximo febrero. Estamos de acuerdo en que un nuevo gobierno neoliberal será fatal para la clase trabajadora, pero si para evitarlo hay que venderle el alma al diablo, preferimos aguantarnos un gobierno de doña Laura, a quien no le costará mucho ganar las elecciones, ya que la campaña a su favor se la están haciendo sus propios adversarios.